La Diputación de Valladolid reordena los recursos del Plan Impulso

Objetivo: facilitar de manera inmediata liquidez de las empresas y potenciar de manera urgente el desarrollo digital

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, diurante la videconferencia
El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, diurante la videconferenciaDip. Valladolid (nombre del dueño)

El presidente de la Diputación de Valladolid, Contado Íscar, se ha reunido esta mañana por videoconferencia con una veintena de entidades vinculadas al desarrollo del Plan Impulso, entre las que se encuentran la Cámara de Comercio de Valladolid, la Confederación Vallisoletana de Empresarios, Iberaval, ATA, la Asociación de Jóvenes Empresarios, Fecosva, la Cámara Agraria Provincial, la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León, o la Universidad Europea y la Fundación Aspaym Castilla y León, para reorientar las acciones del Plan ante la situación económica que se va a derivar de la crisis sanitaria generada por el COVID-19.

Objetivo: hacer un diagnóstico de la situación y avanzar en posibles soluciones además de facilitar de manera inmediata liquidez de las empresas y potenciar de manera urgente el desarrollo digital.

Tras el encuentro, todos ellos han coincidido en señalar en que la crisis sanitaria va a derivar en una crisis económica cuyos resultados son impredecibles y que va a poner en riesgo una parte muy importante del tejido productivo. Por ello reclaman a las administraciones medidas urgentes y contundentes, rápidas y sencillas, que permitan a las empresas hacer frente, en primer lugar, a los problemas de liquidez que van a soportar en las próximas semanas. Asimismo, han incidido en la necesidad de hacer un esfuerzo importante en la implantación digital, que en estos días se está mostrando como una oportunidad de desarrollo económico y de mantenimiento de la actividad productiva.

Fiscalidad positiva

Junto a ello, se han planteado otras cuestiones como demorar las cargas fiscales de las empresas; apostar por la internacionalización y la promoción del comercio exterior; por incidir, una vez que finalice el confinamiento, por la promoción del comercio local de proximidad en las zonas rurales; el desarrollo de plataformas de negocio y gestión para las pymes y micropymes del mundo rural; y fomentar la promoción turística de la provincia. Y todo ello, sin olvidar el componente social que se va a derivar de la crisis económica.

La Diputación de Valladolid va a mantener encuentros sectoriales con todas las entidades implicadas, con el fin de reorientar las acciones del Plan Impulso ante el nuevo escenario, con el fin de agilizar al máximo las nuevas líneas de actuación. Por otro lado, es intención del Equipo de Gobierno que todas las nuevas actuaciones cuenten con el respaldo de la Mesa del Diálogo Social de la provincia de Valladolid, para lo que el próximo lunes tendrá lugar una reunión de los componentes de la mesa a través de videoconferencia.