“Me imaginaba un proceso más corto”

Un sanitario burgalés enfermo de Covid explica a LA RAZÓN cómo lo está viviendo tras dar positivo

Carpa para pacientes con síntomas de Coronavirus en el Hospital Universitario de Burgos
Carpa para pacientes con síntomas de Coronavirus en el Hospital Universitario de BurgosRicardo Ordóñez (nombre del dueño)Ical

El Covid-19 puede afectar a cualquiera. Da igual la profesión, el lugar en el que se resida, el sexo o la edad. Sin embargo, cuanto mayores sean los infectados, peor lo pueden pasar. Así lo señala Antonio (nombre ficticio), un médico de Burgos que lleva más de tres semanas conviviendo con la enfermedad dentro de una habitación de su casa. “Me imaginaba un proceso más corto”, afirma.

Empezó con síntomas el martes 17 de marzo tras ver a algunos pacientes con neumonía que días más tarde se confirmaron como positivos en coronavirus. Por ello, el miércoles 18 pidió la baja y la realización de la prueba nasofaringea, si bien no se la pudieron hacer hasta el sábado 21, cuando “ya llevaba cuatro días confinado en mi habitación”, explica a LA RAZÓN.

El test dio negativo. Después vinieron tres jornadas en las que no solo no mejoró su estado de salud, sino que empeoró. “Al principio son los mismos síntomas que los de una gripe fuerte, pero si a los cinco o seis días se sigue igual, seguro que es un Covid”, añade, y señala que su hija mayor, de 28 años, a pesar de que no se le llegó a hacer la prueba, también lo ha pasado, “aunque con bastante más soltura que yo”.

Viendo su evolución se le repitió el examen y, esta vez si, dio positivo, por lo que se le pautó la toma de antobióticos, aunque especifica que “los protocolos se cambian continuamente a medida que se va aprendiendo sobre la enfermedad”.

Él no quiso ir al hospital, prefirió pasar en casa estos días, aislado en un cuarto, controlándose a sí mismo la tensión. “He pasado muy malos ratos adelantando la toma de paracetamoles porque no aguantaba y alternándolo con nolotiles”, señala, pese a lo cual, y con mucha paciencia mezclada con algo de desesperación, la fiebre fue remitiendo y ahora queda una tos seca que le delata por teléfono y un cansancio generalizado que, por fin, le permite andar un poco.

“Desde prevención de riesgos laborales se han portado bien y los compañeros del centro de salud me han llamado todos los días”, destaca, y asegura que la semana que viene se le realizará una prueba de control tras la que espera “poder salir de casa y reincorporarme a la actividad desde la confianza de que lo he superado, porque me apetece y porque creo que es lo que tengo que hacer”.

Sin embargo, si hay una cosa que no le está ayudando en estos momentos es “ver las noticias” porque se le suben las pulsaciones “todavía más”. “Es imperdonable la falta de conocimientos y la ineptitud del Gobierno. No dimite nadie”, critica.

En cuanto a los síntomas, afirma que “varían mucho”, pero “hoy en día si se tiene tos, fiebre, pérdida de olfato y dificultad respiratoria puede ser Covid. También se puede tener diarrea” y que la edad es fundamental ya que Antonio, con sus más de 60 años, no lo ha pasado bien.

La situación de aislamiento se está alargando para evitar más contagios, aunque él considera que “la gente lo está haciendo bastante bien, está siendo responsable” y que “en algún momento, puede que a principios de mayo, habrá que levantar la mano y permitir paseos y hacer algo de deporte, respirar y tomar vitamina D con cautela, pero la situación sanitaria ya debería estar mejor”.

Cree que la mortalidad en España no es mayor que en otros lugares, sino que se están haciendo menos pruebas al resto de la población, lo que da unos índices más elevados de lo que son en realidad, y señala que la “única forma de contar a los fallecidos por esta enfermedad será dentro de dos o tres meses comparando las cifras con los mismos meses de los años anteriores”.

Aunque el confinamiento acabe y estas semanas queden grabadas en la memoria de todos, “es posible que el Covid vuelva”, asevera. “Coronavirus hemos tenido toda la vida entre nosotros pero esta cepa ha sido mucho más lesiva por lo que si vuelve, espero que no sea tan patógeno y si es así, estaremos mucho más preparados”, confía.