Encuentran a un bebé en un carro de un hipermercado de Ávila

El estado del pequeño es bueno y se encuentra en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles de la capital

Una mujer encuentra a un niño de días en el carro de un hipermercado en Ávila
La clienta de un hipermercado de Ávila ha encontrado este lunes a un niño de apenas dos o tres días de vida en el interior de una bolsa depositada en uno de los carros de la compra que estaba en el aparcamiento del centro comercial. El recién nacido fue asistido por los agentes policiales que se desplazaron al hipermercado tras ser avisados, e inmediatamente solicitaron la presencia de una ambulancia para trasladar al bebé hasta un centro hospitalario.-EFE/ Policía NacionalEFE

La clienta de un hipermercado de Ávila ha encontrado este lunes a un niño de apenas dos o tres días de vida en el interior de una bolsa situada en uno de los carros que se utilizan para la realizar la compra, cuando la mujer se encontraba en el aparcamiento.

El recién nacido fue asistido por los agentes policiales que se desplazaron al hipermercado tras ser avisados, e inmediatamente solicitaron la presencia de una ambulancia para trasladar al bebé hasta un centro hospitalario.

El bebé de apenas dos o tres días encontrado este mediodía en una bolsa introducida en el carro de la compra de un supermercado de Ávila, fue encontrado por un auxiliar de Enfermería en Urgencias, Luis Merino, quien ha dicho a EFE que lo acunó entre su cazadora hasta que dejó de llorar.

Merino, acostumbrado a lidiar con situaciones complicadas en el Hospital “Nuestra Señora de Sonsoles”, ha reconocido que al encontrar al pequeño envuelto en una sábana se quedó “sorprendido”, aunque “no desbordado”, ya que al tener una hija pequeña, sabía cómo actuar en estos casos.

De hecho, tras sacar al bebé del interior de la bolsa de una conocida cadena de supermercados, lo acunó entre su cazadora y le introdujo un dedo en la boca, como si se tratara de un chupete, para que dejara de llorar, como así fue.

Luis Merino se encontraba pagando la compra en el interior del hipermercado situado en la avenida Juan Carlos I, de la capital abulense, cuando una mujer joven entró diciendo que escuchaba en el exterior el llanto de un niño.

Por ello, Merino y ella, acompañada por personal del establecimiento y algún cliente, trataron de llegar al lugar en el que se encontraba el pequeño, guiados por su llanto.

Al llegar a la fila en la que se encontraban amarrados los carros, una de las trabajadoras quitó el candado del último, para que Luis Merino pudiera sacar del interior de una bolsa al pequeño de tez morena y con algo de pelo.Estaba desnudo, algo “sucio” y envuelto en una sábana blanca, de la que le sacó para acunarle entre su cazadora, a la vez que trataba de calmar para que dejara de llorar.

Mientras tanto, los trabajadores del supermercado avisaron al 112, antes de que se personaran en el local agentes de la Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía, a los que entregó al pequeño

Los facultativos confirmaron que el estado general de salud del pequeño es bueno y que podía haber nacido hacía dos o tres días, han informado fuentes policiales.

El niño ha sido asistido en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles por el Servicio de Pediatría que, al llegar el pequeño, activó el protocolo de asistencia a menores de los Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León.

Desde la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, no han podido facilitar más datos sobre el estado del niño y las circunstancias del suceso, mientras que el Cuerpo Nacional de Policía ha iniciado una investigación para esclarecer los hechos.