Coronavirus

Rocío Lucas: «Queremos aulas con alumnos pero seguras»

La consejera de Educación asegura que si la situación no empeora la formación será presencial en todas las etapas y centros, por lo que apela a la responsabilidad de todos para evitar rebrotes

La consejera de Educación de la Junta de Castilla y León, Rocío Lucas
La consejera de Educación de la Junta de Castilla y León, Rocío LucasWellington Dos Santos PereiraLa Razón

Aún quedan dos meses hasta que comience el curso escolar y la comunidad educativa en general, y los padres, en particular, viven en un «sinvivir» ante el devenir de esta Covid-19 que parece no tener fin. La consejera de Educación, Rocío Lucas, es optimista y tiene confianza y mucha fe en que las clases puedan arrancar el 9 de septiembre con normalidad, con alumnos en las aulas como siempre. Y aprovecha estas líneas en LA RAZÓN para lanzar un mensaje de tranquilidad a las familias.

«Doblaremos todos los esfuerzos para que la formación sea presencial en todas las etapas y centros educativos de Castilla y León. Queremos aulas con alumnos, también en la Universidad, pero sobre todo que estas sean seguras porque no pondremos a nadie en riesgo», afirma contundente en una entrevista que coincide con el final de un «atípico»curso escolar, del que la consejera dice haber aprendido mucho además de poner de manifiesto la «fortaleza» del sistema educativo. Si bien, advierte del riesgo de rebrotes y apela a la responsabilidad de cada uno para que todo vaya bien.

– ¿Cómo valora este «anormal» curso escolar recién acabado?

–Ha sido un trimestre complicado, no un curso, lleno de incertidumbre y sujeto a una pandemia ante la que nadie estaba preparado. Tampoco el sistema educativo. Pero creo que todo ha funcionado bien y se ha demostrado la robustez de nuestro sistema educativo, con profesores y equipos directivos implicados y preparados, y con unas familias y unos alumnos comprometidos también. Algo que, sumado al esfuerzo realizado en el portal de Educación, ha posibilitado que la formación no presencial haya transcurrido con una cierta normalidad y que los alumnos hayan podido acabar el curso que siempre fue nuestra prioridad.

-¿Qué virtudes y defectos destaca?

–Entre las virtudes, sobre todo la gran responsabilidad de la comunidad educativa. Las aulas se cerraron de golpe y porrazo y se trasladaron a las casas y hubo que actuar rápido. También destacaría el valor que la educación tiene para Castilla y León y el avance de la digitalización, a la que daremos un nuevo empujón este verano ya que queremos que el próximo curso todos los colegios tengan conexión a internet ultrarápida de cien megas. Hemos detectado que internet no llega a todos los pueblos y aunque ya no depende de esta Consejería esto es vital para estar preparados por si hay rebrotes u otras circunstancias que obliguen a dar las clases de nuevo de forma online.

-¿Están los centros preparados para esta nueva normalidad?

–Estamos analizando la situación y comprobando si los centros pueden mantener la distancia de 1,5 metros que marca la ley. En breve tendremos todo identificado y podremos dar el protocolo de seguridad para que los centros se organicen de cara al inicio de curso. Donde no se pueda asegurar la distancia, los alumnos tendrán que usar mascarilla a partir de Segundo de Primaria.

-¿Qué preocupaciones le han trasladado los directores?

–Que no haya rigidez en las medidas. En Castilla y León hay mucha diferencia entre centros, ya sean rurales o urbanos, y no se pueden establecer pautas iguales para todos, con unas ratios de alumnos determinadas como planteaba la ministra, ya que nos impediría comenzar el curso de forma presencial.

-¿Por qué no termina de cuajar el bilingüismo? ¿Tiene pensado darle una vuelta de tuerca?

–Llevamos desde 2003 con este programa y no ha funcionado del todo como se pensaba pero tampoco se puede decir que haya fracasado. Había un plan avanzado antes de la pandemia que retomaremos ahora con la idea de reforzar a lo largo de esta legislatura este modelo que apostará por un mayor número de horas de inglés en aquellos alumnos y etapas donde haya que reforzarlo.

-¿Se van a contratar más profesores?

–Sí, sobre todo donde no se pueda garantizar la seguridad y la distancia, pero aún no sabemos cuántos. Se está estudiando.

-¿Cuando escucha a la ministra Isabel Celaá decir que las clases serán presenciales sí o sí o que los patios se conviertan en aulas qué entiende?

–Quiero pensar que lo del sí o sí se refiere a si la situación epidemiológica se mantiene como ahora. Y lo de los patios, no merece más opinión. Es una ocurrencia más.

-¿Qué opina acerca de que la ministra haya intentado imponer su reforma educativa en pleno estado de alarma sin consenso ninguno?

–Es una postura poco acertada y menos oportuna. El texto no ha pasado por ningún órgano intermedio, ni siquiera por el consejo escolar, y aprovechar el confinamiento es una falta de respeto a la comunidad educativa y a las Comunidades que son las que tienen las competencias y a las que no se ha pedido opinión.

-¿Qué piensa de la Ley Celaá?

–No mejora en nada y vuelve al sistema anterior que supuso un fracaso a nivel nacional. Tampoco apuesta por la cultura del esfuerzo cuando es más necesaria que nunca, tanto para los alumnos como para los profesores a la hora de enseñar.

-Ataca a la escuela concertada y parece que quiere cerrar los centros especiales...

–Son temas delicados y creo que el Ministerio no debería dar esa sensación de incertidumbre con las familias cuando, además , en el caso del sistema educativo especial está funcionando bien y los padres tienen la opción de elegir si quieren llevar a sus hijos a estos centros o a uno ordinario. La ministra Celaá debería escuchar más a la comunidad educativa y a las autonomías.

-Esta semana pasada se ha celebrado la Ebau, con más de 11.000 alumnos, dos mil más que el año pasado. ¿Han levantado la mano los profesores por la pandemia?

–No lo creo. Los profesores son serios y lo que han visto es que los estudiantes más rezagados, al estar en casa y sus padres más pendientes han sido más responsables.

-¿Habrá algún día una Ebau única para toda España?

–Lucharemos por ello siempre, porque es de justicia y equidad.