Refuerzo de la investigación como “la mejor vacuna” para salvar vidas

La Universidad de Valladolid rinde homenaje a los voluntarios del laboratorio de PCR que procesaron casi 10.000 muestras

Las consejeras de Sanidad, Verónica Casado, y de Educación, Rocío Lucas, asisten al acto de homenaje y agradecimiento a los investigadores voluntarios del Laboratorio de Análisis PCR de SARS-CoV-2 (LAPCoV) promovido por la Universidad de Valladolid. Junto a ellas, el rector de la UVa, Antonio Largo, y el de la UBu, Manuel Pérez Mateos
Las consejeras de Sanidad, Verónica Casado, y de Educación, Rocío Lucas, asisten al acto de homenaje y agradecimiento a los investigadores voluntarios del Laboratorio de Análisis PCR de SARS-CoV-2 (LAPCoV) promovido por la Universidad de Valladolid. Junto a ellas, el rector de la UVa, Antonio Largo, y el de la UBu, Manuel Pérez MateosRubén Cacho/Ical

Reforzar la investigación, potenciar los laboratorios y prestar apoyo a la ciencia como principales armas para hacer frente a una pandemia como la del Covid-19. Son las conclusiones que salieron a la luz en el homenaje de la Universidad de Valladolid que hizo a los investigadores voluntarios del laboratorio de análisis por PCR que llegaron a diagnosticar casi 10.000 muestras durante la pandemia.

Un acto que contó con el rector de la UVa, Antonio Largo, y las consejera de Sanidad y Educación, Verónica Casado y Rocío Lucas, respectivamente, quienes destacaron la implicación de la Junta con la ciencia y la investigación y el “talento y compromiso” de los científicos de la Comunidad

Lucas destacó el trabajo conjunto y colaborativo de la Universidad de Valladolid, con la de Burgos, el CSIC y el ITACyL. “Los esfuerzos que se hagan en materia de investigación son pocos y es necesario reforzarlos y potenciarlos”, algo en lo que trabajará al frente de la Consejería de Educación. En este sentido, recordó la línea que se puso en marcha en colaboración con el Carlos III, que ha permitido que 17 proyectos estén en marcha.

Por su parte, la consejera de Sanidad agradeció el trabajo de estos investigadores para controlar la incidencia de la enfermedad, más en un momento en el que la “obsesión” de su departamento pasaba no sólo por contar con epis para los profesionales, sino también con pruebas PCR para diagnosticar y despistar. También, recordó la implicación de Sacyl con la investigación, a través de un fondo de ayudas de 2,5 millones y otro adicional de 300.000 euros.

Mientras, los rectores de las universidades de Burgos y de Valladolid, Manuel Pérez y Antonio Largo, se refirieron al papel de estas instituciones académicas y al valor de la cooperación en beneficio de la sociedad. Ambos destacaron la necesidad de seguir invirtiendo en ciencia pues, en palabras de Pérez, “no hay mejor vacuna que la inversión en investigación”.

Una de las 37 voluntarias, Carmen Herrero, destacó que esta situación también ha permitido a los científicos demostrar la utilidad de su trabajo para generar riqueza y bienestar en la sociedad, pero también devolver a la sociedad todo lo que le ha dado.