Nuevo paso adelante hacia las cero aguas sin depurar

El consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, inaugura la estación de tratamiento de aguas residuales de Rueda, en Valladolid, que dará servicio a más de 22.000 ciudadanos

Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, el Gobierno autonómico que preside Fernández Mañueco sigue dando pasos hacia adelante en su objetivo de conseguir más pronto que tarde cero aguas sin depurar y que haya aguda de calidad y en cantidad a lo largo y ancho de la Comunidad.

Algo que, según el consejero de Fomento Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, se va a conseguir en la próxima legislatura actuando en los pueblos de menos de 500 habitantes y una vez se consiga en este mandato poner en marcha depuradoras en todos los municipios de entre 500 y 2.000 vecinos con una inversión de más de 125 millones de euros.

Como por ejemplo la Estación de Tratamiento de Aguas Residuales (ETAP) que se inauguraba ayer oficialmente, ya que ya estaba en funcionamiento, en la localidad vallisoletana de Rueda, que ha costado 3,5 millones de euros de los que algo más de medio millón lo aportará el Ayuntamiento, y que dará servicio a más de 22.000 personas. Una infraestructura que podrá atender un caudal medio de 40 metros cúbicos a la hora, con una punta de entrada de 152,8 metros cúbicos a la hora, y que es necesaria por cuanto se trata de una zona vitivinícola con numerosas bodegas e industrias en la zona que requieren de este servicio.

Tras un análisis de alternativas se optó para la nueva EDAR de Rueda por un sistema de tratamiento biológico en dos etapas, similar al de otras grandes poblaciones bodegueras en España. Este tratamiento, según se informa desde al Junta, es parecido al biológico convencional, pero con dos etapas en serie, reduciéndose la carga en la primera, y actuando la segunda para rebajar los niveles de contaminación hasta los exigibles.

La planta se localiza en la misma parcela en la que se encontraba el lagunaje antiguo del municipio; se ha ejecutado un pretratamiento inicial compacto, una corrección de pH, y los dos tratamientos biológicos en serie, con su decantación secundaria cada uno, para terminar en el lagunaje existente. Hay una gestión de fangos completa para las dos líneas biológicas. La antigua laguna de fangos, que es el punto de vertido de agua depurada en la actualidad, se ha naturalizado.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, que estuvo acompañado por la alcaldesa de Rueda, María Dolores Mayo; el delegado territorial de la Junta en Valladolid, Augusto Cobos; el consejero delegado de Somacyl, José Manuel Jiménez, y el vicepresidente primero de la Diputación de Valladolid, Víctor Alonso, destacaba el importante avance que supone la puesta en funcionamiento de esta infraestructura, que en el caso global de la provincia de Valladolid supone completar el mapa de depuradoras que la Junta tenía asignadas en esta provincia en localidades de más de 2.000 habitantes equivalentes, cumpliendo con la directiva europea.

En este contexto, la pasada legislatura la Junta ha actuado en once instalaciones de depuradoras, con una inversión global superior a 25 millones de euros: en Alcazaren, Arroyo de la Encomienda, Cabezón de Pisuerga, Campaspero, La Cisterniga, Mojados, Olmedo, Portillo, Rueda, Simancas, Villalón de Campos.