Hostelería y parados, objetivos primordiales del Plan de Choque de Empleo

Alfonso Fernández Mañueco firma con los agentes de la Mesa del Diálogo Social 27 líneas de ayudas y programas por valor de 82,3 millones de euros

El presidente Alfonso Fernández Mañueco junto a la consejera Ana Carlota Amigo y el viceconsejero David Martín, en la reunión telemática del Consejo de GobiernoJcyl

Un total de 82,3 millones de euros es el montante aprobado por la Junta y los agentes del Diálogo Social con el objeto de dar protección a la actividad y al empleo, en especial al sector de la hostelería, cerrado desde el pasado viernes. Así lo ha anunciado el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Mesa de este organismo, realizada de manera telemática.

Un documento que recoge 27 líneas de ayudas y programas de apoyo, enfocadas de manera prioritaria a los sectores productivos en crisis, con el fin de amortiguar el golpe de la pandemia en la economía, facilitar la recuperación de pymes y autónomos a la vez de mantener los puestos de empleo.

Fernández Mañueco ha querido poner, en todo momento, el valor que tiene el Diálogo Social para Castilla y León, “una herramienta útil, imprescindible e irrenunciable” para su Gobierno, y ha aplaudido la buena disposición de los sindicatos UGT y CCOO y de la patronal económica Cecale, con una “negociaciones complejas y difíciles” que “fortalece estabilidad, creación de empleo y genera un clima de paz social”.

“Sólo la recuperación vendrá desde la seguridad sanitaria”, ha recalcado el presidente, de ahí su apuesta por la Sanidad, y ha mostrado un atisbo de esperanza ante la estabilización de los datos de los últimos días, aunque los ingresos hospitalarios también continúan subiendo, al igual que los fallecidos.

La hostelería y el turismo se llevan buena parte de esos 82,3 millones, para los que se destinan 21,4 millones, y podrán acceder a otros 11,4 millones en programas generales de liquidez y crédito con avales, a interés cero.

De esta manera habrá subvenciones directas para la adecuación de espacios seguros, para que puedan continuar su actividad en la temporada de invierno, con el cerramiento de terrazas o la instalación de mamparas o estufas; ayudas para financiar las cuotas a la Seguridad Social de los trabajadores y las contrataciones necesarias para sustituir a empleados de baja por Covid-19.

Se contemplan también apoyos financieros para que las empresas de el “Canal Horeca” puedan afrontar los pagos a sus proveedores y se establecen bonificaciones al consumo de servicios turísticos realizados en establecimientos de Castilla y León y ayudas al mantenimiento de empleo.

No obstante, a pesar de estas ayudas, el presidente ha pedido al Gobierno de la nación que se implique en estos sectores al no ser un problema exclusivo del territorio. Por ello ha urgido a una “respuesta conjunta y coordinada” que debe liderar el Ejecutivo central y donde deben participar las administraciones locales y el empresariado.

Dentro del Plan de Choque también se incluyen ayudas para reactivar el consumo e impulsar el comercio de proximidad, así como distintas medidas de apoyo a los promotores de actividades culturales, feriantes y promotores de orquesta, con un montante de 12 millones de euros.

Otros 20 millones van destinados a fomentar la contratación de desempleados por parte de las entidades locales con el fin de apoyar a los mayores de 55 años que se han quedado sin trabajo durante la pandemia y para complementar las prestaciones de trabajadores afectados pro Expedientes de regulación.

Por último, se recogen incentivos a la digitalización, modernización y mejorar de la seguridad de las empresas, así como programas para la formación y cualificación de trabajadores y desempleados en competencias digitales, por valor de 10,3 millones de euros.

Fernández Mañueco ha insistido en que con estas ayudas e pretende llegar al máximo de empresas y castellanos y leoneses afectados, y que se agilizarán las ayudas para que sean una realidad cuanto antes. “Es un primer punto de arranque. Es necesario, pero no suficiente”, ha dicho por lo que ha afirmado que el Gobierno regional seguirá trabajando para dotar de más y nuevos recursos a los sectores que peor situación están viviendo en la actualidad.

“Insuficiente” pero “necesario”

Tanto UGT como CCOO al igual que Cecale han valorado como “insuficiente” este acuerdo" pero “necesario más que nunca”, que va a permitir dar una solución laboral a miles de castellanos y leoneses. Un Plan de Choque, que tanto Faustino Temprano, Vicente Andrés y Santiago Aparicio, han incidido en que es vital que se ponga en marcha cuanto antes.

Unos 82 millones que están sujetos a posibles ampliaciones presupuestarias además de a nuevas negociaciones, como la que se va a dar inicio a finales de esta semana con la Mesa del plan integral de empleo, FP, seguridad, salud, trabajo, políticas de igualdad e inmigración.

Para Vicente Andrés este acuerdo viene a “resucitar” el Diálogo Social en Castilla y León después de estar muerto este verano.

Faustino Temprano aseguró que “no es el mejor plan, ha sido difícil y quedan cuestiones en el tintero pero esperemos mejorarlos en futuros acuerdos”.

Por último, Santiago Aparicio dio la bienvenida a las subvenciones directas aunque comentó que suelen ser cuantías pequeñas que “muchas veces no sirven para nada” aunque advirtió que serán “tozudos y tercos” y “darán mucha guerra” para lograr financiación.