Feijóo consigue 1.300 avales en Cataluña

Desembarcará el próximo lunes en Barcelona para participar en un acto

El presidente de la Xunta y precandidato a presidir el PP, Alberto Núñez Feijóo, ayer en Santiago de Compostela durante un acto del 8-M
El presidente de la Xunta y precandidato a presidir el PP, Alberto Núñez Feijóo, ayer en Santiago de Compostela durante un acto del 8-M FOTO: Lavandeira jr EFE

Queda menos de un mes para que se celebre el Congreso Extraordinario del PP en Sevilla (1 y 2 de abril), que encumbrará a Alberto Núñez Feijóo como presidente de los populares y candidato en las elecciones generales del año que viene. Pese a que habrá una votación, no cabe dudas de que será elegido por las bases y lo que cabe ver es con cuánto apoyo, para medir la ilusión de la militancia, muy alicaída tras el terremoto del último mes. De momento, en Cataluña, Feijóo sí que está consiguiendo despertar entusiasmo, como demuestran las cifras de avales recogidos: casi 1.300 en poco menos de una semana.

En la sala de máquinas de los populares consideran que la cifra es «buena» y es un «síntoma» de que las bases están «movilizadas». Evitan, eso sí, hacer comparaciones con las últimas primarias (del Congreso de 2018, que ganó Pablo Casado) porque, entonces, hubo seis candidatos y el proceso siguió otro curso. En este caso, se ha dado poco más de una semana para recoger avales, desde el 1 de marzo hasta este miércoles a las 14 horas, cuando deben estar en Génova.

Una vez proclamados los candidatos este miércoles mismo (una vez recogido el mínimo de 100 avales), empieza la campaña. En este sentido, Feijóo tiene previsto desembarcar el lunes en Barcelona para participar en un acto con las bases y pedir los apoyos. El 21 de marzo se votarán a los candidatos y a los compromisarios que participarán en el Congreso de Sevilla. La votación final será el 1 de abril y el 2 de abril quedará proclamado Feijóo como nuevo presidente del PP.

Lo cierto es que, en las filas populares en Cataluña, la llegada de Feijóo puede convertirse en un revulsivo y, sobre todo, calmar las tensas relaciones que se habían ido fraguando con Génova, principalmente con Teodoro García Egea. En el PP catalán reivindican al presidente de la Xunta como un buen activo por su «experiencia» y sus cuatro mayorías absolutas en Galicia, aunque también precisan que la «estabilidad» del partido en Cataluña dependerá «de la gente que está en Cataluña».

La formación popular está preparando ahora las elecciones municipales de 2023, cita en la que tiene depositadas todas las esperanzas para empezar a remontar el vuelo tras los traspiés electorales de las generales y catalanes de 2019 y 2021. En este sentido, el partido puede rentabilizar el hundimiento de Ciudadanos y la falta de implantación de Vox para poder recuperar músculo territorial.