Sociedad

“Advertencia a la Humanidad”: detener la muerte de insectos es prioritaria para nuestra supervivencia

En total, al menos un millón de especies se enfrentan a la extinción en las próximas décadas, la mitad de ellas son insectos

"Muchos servicios son prestados por insectos. La polinización es la más obvia, muchos cultivos dependen de ellos"
"Muchos servicios son prestados por insectos. La polinización es la más obvia, muchos cultivos dependen de ellos"

“Las tasas actuales de extinción de insectos son 1.000 veces más altas que las típicas sin intervención humana. Es equivalente a los últimos cinco grandes eventos de extinción, el último de los cuales exterminó a los dinosaurios”. Así de contundente se muestra a LA RAZÓN Pedro Cardoso, del Laboratorio de Investigación Integrativa de Biodeiversidad del Museo Filandés de Historia Natural de la Universidad de Helsinki, y autor de la revisión “Advertencia de los científicos a la humanidad sobre la extinción de insectos” .

Según las últimas estimaciones hay 5,5 millones de especies de insectos, que los científicos consideran insuficientes ya que muchas de ellas no están catalogadas aún. Según el estudio, “la Lista Roja de la UICN" (versión 2019-2) solo incluye aproximaciones. Se describen 8400 especies de un millón, lo que representa un posible 0.2% de todas las especies existentes ( UICN, 2019 ). Sin embargo, es probable que las extinciones de insectos desde la era industrial sean de alrededor del 5 al 10%, es decir, de 250,000 a 500,000 especies, según estimaciones del 7% de extinciones para los caracoles terrestres ( Régnier et al., 2015 ). En total, al menos un millón de especies se enfrentan a la extinción en las próximas décadas, la mitad de ellas son insectos. De entre todos los factores causantes de esta “crisis de insectos” (”pérdida del hábitat, su degradación; contaminación, coextinción de especies asociadas, cambio climático, especies invasivas..., etc.) Cardoso destaca que no hay ninguna peor que otra porque “nunca se ha realizado un estudio global”, lo que supone “un problema grande”, porque “la mayoría de las especies aún se desconocen y para aquellos que tienen al menos un nombre, es ahora cuando empezamos a conocer su verdadera distribución o tendencias de población”.

Varios factores contribuyen sinérgicamente al declive o la extinción
Varios factores contribuyen sinérgicamente al declive o la extinción

Pero, ¿es necesario este nivel de alarma? En este punto, Cardoso responde con firmeza: Depende. Si la supervivencia de la humanidad es una prioridad, entonces sí". Y el miedo se nos cuela en el cuerpo, pero es que la “destrucción del hábitat para la agricultura, la urbanización y la contaminación”, son los grandes acelerantes de esta tendencia que podría amenazar nuestra supervivencia. Sin embargo, desecha que el uso o abuso por parte de la gastronomía sea peligrosa para los insectos, aunque “para solo unas pocas especies en términos relativos”.

Cardoso comparte con investigadores de otros ramos la preocupación por los “servicios” que en muchas ocasiones nos hacen los insectos. “La polinización es la más obvia, porque muchos cultivos dependen de ellos. Los escarabajos del estiércol son los únicos que pueden “cuidar” el estiércol de mamíferos grandes”. Y luego están las fuentes de alimento que suponen otras especies para humanos, pájaros, murciélagos, etc... “Muchos depredadores o parásitos controlan las plagas, como las de langostas, que pueden volverse más comunes si no tienen enemigos naturales”, explica el profesor de la Universidad de Helsinki. Además, aprovecha para quejarse de los diferentes “intereses sociales” que subyacen entre los insectos y otras ramas de los animales como los vertebrados porque éstos “reciben mucho más apoyo para su conservación. A nivel político, social e incluso científico, las disparidades son enormes y no reflejan la verdadera diversidad o incluso la importancia para los humanos”.

Soluciones

Pero la advertencia también deja entrever que existe la posibilidad de paliar o revertir la tendencia de la disminución de los insectos. Por una parte están las medidas que deberían tomar los gobiernos centrales y las instituciones y organizaciones implicadas. Deben “apoyar su conservación, con áreas protegidas, prácticas agrícolas amables y neutralidad del carbono”, explica Cardoso, que añade que también deben demostrar el “apoyo a la investigación" y "el monitoreo de insectos”.

“Soluciones que el ciudadano puede implementar”, por el profesor Pedro Cardoso

Muchos son gestos simples. Sólo algunos ejemplos:
1. Evite cortar su jardín con frecuencia; deje que la naturaleza crezca y alimente insectos.
2. Plantas nativas de plantas; muchos insectos sólo necesitan esto para sobrevivir.
3. Evite los pesticidas; sea orgánico, al menos para su propio patio trasero.
4. Deje tranquilos a los árboles viejos, a los tocones y las hojas muertas; son el hogar de innumerables especies.
5. Construir un hotel de insectos con pequeños agujeros horizontales que pueden convertirse en sus nidos.
6. Reduzca su huella de carbono; esto afecta tanto a los insectos como a otros organismos.
7. Apoyo y voluntariado en organizaciones de conservación.
8. No importe ni libere animales o plantas vivos en la naturaleza que puedan dañar especies nativas.
9. Ser más consciente de las criaturas diminutas; siempre mirar en el lado pequeño de la vida.