Los graduados de la cátedra Tomás Moro reciben las becas

La Fundación Vives por el Humanismo y la Solidaridad entrega los títulos a los alumnos del máster sobre liderazgo

Alumnos de la cátedra Tomás Moro recibieron sus becas
Alumnos de la cátedra Tomás Moro recibieron sus becasLa Razón

El salón de actos de la Universidad Católica de Valencia sirvió de escenario al acto de graduación e imposición de becas a quienes cursaron el curso sobre liderazgo que imparte la «Fundación Vives por el Humanismo y la Solidaridad» de Valencia a través de su cátedra «Tomás Moro de estudios Sociales y Políticos».

Vicente Ruiz Baixauli, presidente de la Fundación, pronunció unas palabras de bienvenida, felicitó a los graduados de la XI Promoción y animó a quienes han iniciado el curso en el presente ejercicio.

Por su parte, José Landete Casas, director de la escuela de formación socio política Juan Luis Vives, subrayó la trascendencia de la formación recibida en el curso y la sensibilidad que se debe tener a las enseñanzas del Humanismo cristiano, base esencia de la historia occidental.

El delegado de LA RAZÓN, Iñaki Zaragüeta, que actuó de padrino de la promoción, pronunció la lección magistral sobre el liderazgo y el reflejo y ausencia del mismo en la actualidad de la política española.

Enrique Fliquete Lliso, director científico de la cátedra Tomás Moro, se refirió a la importancia de la persona y de su dignidad en todos los aspectos de la vida, lo que merece un respeto que debe servir de guía en las conductas.

A continuación, se procedió a la imposición de becas a todos los alumnos participantes en este máster.

La Cátedra Tomás Moro tiene como fin la formación de universitarios y profesionales en valores cristianos, poniendo el acento en el diagnóstico de la crisis y en el momento singular que vivimos. Es preciso por ello el impulso de un Foro de Valores, a través de la Cátedra, para detectar y analizar los valores en el seno de las sociedades occidentales, causas de su crisis y respuestas ante esa crisis, desde la óptica del humanismo cristiano.

La Cátedra contribuirá a unificar directrices y servirá como referencia a los diferentes movimientos de inspiración cristiana que actúan en la sociedad. La Cátedra debe adquirir dimensión internacional, y llegar a ser punto de referencia del pensamiento humanista.