La abogada del padre de Marta Calvo pide más datos sobre la geolocalización del presunto asesino

El sospechoso tenía el teléfono encriptado

La Guardia Civil está agotando ya el volumen de basuras donde podrían encontrarse los restos de Marta Calvo
La Guardia Civil está agotando ya el volumen de basuras donde podrían encontrarse los restos de Marta Calvo FOTO: Manuel Bruque EFE

La abogada de la acusación particular ejercida en el caso de Marta Calvo en representación del padre de la víctima ha pedido a la juez que amplíe la investigación de los movimientos que hizo el sospechoso, Jorge Ignacio P.J., en los días que siguieron a la desaparición de la joven, utilizando para ello la geolocalización de uno de sus teléfonos móviles.

La abogada pide una ampliación del informe pericial sobre la geolocalización de uno de los teléfonos del sospechoso para reconstruir sus movimientos desde la noche del crimen (día 7 de noviembre) hasta el 11 de noviembre de 2019 a las 16 horas, cuando se deshizo de su coche Volkswagen Passat entregándoselo a un amigo.

“Del estudio de las conexiones efectuadas por este terminal, vinculado a Jorge Ignacio, podría llegar a reconstruirse, de forma más precisa, la ubicación de su usuario tras el encuentro con Marta Calvo, al seguir portando este terminal, con el que se podría sentir seguro al tener instalado un software que encripta su contenido y comunicaciones”, dice el escrito de la abogada, Candela Estévez.

Al pedir la ampliación del plazo de tiempo sobre el que se piden datos de geolocalización del móvil la abogada posiblemente persigue no solo identificar los lugares, sino también las personas con las que pudo tener contacto el acusado, lo que podría conducir a conocer si recibió ayuda de terceros o incluso comprobar hasta qué punto ha dicho o no la verdad sobre lo que sucedió con los restos de la joven, según interpretan otras fuentes cercanas al caso.

La Guardia Civil está agotando las posibilidades de búsqueda de los restos de Marta Calvo en el vertedero de Dos Aguas, en el que han estado buscando entre la basura el cadáver de la joven, bien sea íntegro o al menos parte de él.

Marta Calvo está desparecida desde el pasado 7 de noviembre de 2019. Su última señal procedía del municipio valenciano de Manuel, a donde acudió tras citarse con Jorge Ignacio P.J., quien se encuentra en prisión preventiva, comunicada y sin fianza, desde el pasado 6 de diciembre. La causa está abierta inicialmente por un delito de homicidio.

El detenido, que se entregó el 4 de diciembre en el cuartel de la Guardia Civil de Carcaixent, sostiene que la muerte de la joven fue “un accidente” y que procedió a desmembrar el cuerpo, cuyas partes distribuyó en varios contenedores. Desde entonces se busca el cuerpo de la joven en el vertedero de Dos Aguas, donde van a parar los residuos urbanos de la zona metropolitana de Valencia. Los investigadores buscan indicios para comprobar si la versión del sospechoso es o no cierta.