Benicàssim (Castellón) recomienda no beber agua del grifo tras detectarse un fallo en la depuradora

Se está a la espera del informe de Salud Pública que dictamine el problema

Se ha detectado un nivel de turbidez superior a lo normal
Se ha detectado un nivel de turbidez superior a lo normal

El Ayuntamiento de Benicàssim ha recomendado a los vecinos de la localidad que, de manera preventiva, no consuman el agua del grifo para beber ni para preparar alimentos tras detectarse un problema en la depuradora que abastece al municipio derivado del mal funcionamiento de la desaladora de Oropesa.

Según han informado a EFE fuentes municipales, se está a la espera del informe de Salud Pública sobre el agua, que previsiblemente llegará hoy y se podrá así restablecer el consumo normal.

Las mismas fuentes han indicado que “no existe riesgo para la salud”, aunque al detectarse “un aumento de la turbidez de origen mineral en el agua” se ha hecho la recomendación de no utilizar el agua.

No obstante, “el resto de parámetros presentan valores normales”, por lo que se ha iniciado una serie de actuaciones para disminuir el parámetro afectado.

Ayer el consistorio informó a los vecinos de que, según los análisis solicitados a la empresa concesionaria, los parámetros son “normales”, no obstante, de forma preventiva se recomendó no usar el agua de la red domiciliaria para beber ni cocinar hasta “recibir nuevo aviso” desde la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública.