El coronavirus frena las vacunaciones y abre la puerta a la reaparición de otros brotes epidémicos

La cobertura de vacunación en menores de dos años se relaja, si baja del 70%, pueden reaparecer enfermedades como el sarampión, como ya ha sucedido en otros países europeos

La pandemia del coronavirus ha supuesto la interrupción de los servicios básicos de salud. Algunos centros han cerrado, otros han disminuido su actividad y la población en general teme el contagio y quiere evitar los centros de salud, tal y como ha recomendado el Gobierno. Pero ello ha llevado a un descenso significativo de la cobertura de vacunación infantil, lo cual ha despertado preocupación entre los profesionales de la pediatría, que han hecho un llamamiento a cumplir el calendario de vacunación y a recuperar las vacunaciones perdidas. Y es que, como apuntan las estimaciones del Ministerio de Sanidad, las vacunas evitan unas mil muertes cada año en España.

El doctor Francisco Álvarez, coordinador del Comité de Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP), subraya que “el 15 de marzo, tras la declaración del estado de alarma, el CAV-AEP llamó a tratar de mantener al menos las vacunaciones de los lactantes, financiadas y no financiadas, de los pacientes con enfermedades crónicas e inmunodeprimidos y de las embarazadas”. Solo diez días más tarde, el Ministerio de Sanidad insistió en lo mismo, priorizando la vacunación infantil durante la pandemia, es decir las de los lactantes hasta los 15 meses de edad y especialmente las de los 2 y 4 meses, así como la vacuna triple vírica de los 12 meses. Además, el mismo organismo recomendó entonces asegurar las condiciones de seguridad en los centros de vacunación y contactar no presencialmente con ellos para confirmar las citas de vacunación.

Así pues, como destaca el doctor Álvarez, “todos los centros de salud y hospitales de todas las Comunidades Autónomas se han reorganizado para poder vacunar”. “Cada uno lo ha hecho según su situación, sus condiciones e idiosincrasia, pero siempre existe la opción de vacunar”, asegura el doctor, quien sin embargo apunta que “otra cosa es que los padres quieran hacerlo”. A modo de ejemplo, Álvarez señala que “el centro en el que trabajo es pequeño y tiene siete médicos de familia y tres pediatras, así que la enfermera es la encargada de llamar a las familias cuanto hay que vacunar”, con lo que en este caso la situación es de las más favorable para seguir vacunando con normalidad, pero incluso ”en los grandes hospitales, donde la normalidad del centro se ha visto más afectada y alterada por la pandemia del coronavirus, existen siempre opciones para vacunar”.

Sin embargo, tal y como constata Álvarez, “la cobertura de vacunaciones en menores de dos años, que en España era del 95%, ha bajado”. De hecho, el doctor destaca que “si de las vacunas financiadas aún no tenemos datos aunque sabemos que ha bajado la cobertura, sí que tenemos constancia que en torno al 95% de las no financiadas pero que es necesario poner, como la del rotavirus o la tetravalente, no se están poniendo”, lo cual es “alarmante”. Y es que como advierte Álvarez “las vacunas para los mayores de 15 meses no son una prioridad, porque en general son dosis de refuerzo y por lo tanto de alguna manera ya están protegidos, pero en el caso de los niños menores de 15 años, no se pueden retrasar porque para ellos es la primera vacuna, como por ejemplo la de la varicela”.

Así las cosas, Álvarez comenta que “si bien retrasar la vacunación de estos niños un mes no es a priori un problema, porque se pueden recuperar, si se prolonga el tiempo de confinamiento y se mantiene una cobertura por debajo del 70%, pueden reaparecer enfermedades como el sarampión, como ya ha sucedido en otros países europeos, ya que habrá gente susceptible”. Es decir, “si viene a España alguien con sarampión, dado que habría más gente susceptible de contagiarse por no tener la vacuna, podría producirse un brote epidémico”.

En este contexto, CAV-AEP hace un llamamiento a las familias para que acudan a los centros de salud para mantener al día el calendario de vacunación de los menores de 15 meses. Eso sí, tal y como apunta Álvarez, “estos días en los centros de salud funciona el servicio de pediatría, el de enfermería y el médico de familia, pero ha disminuido la presencia física; la mayoría de consultas las resolvemos por teléfono, pero si es necesario acudimos al centro de salud”, por ello y por las diversas casuísticas que se puedan producir en los diferentes centros de salud, la recomendación a todos los padres “es llamar a su centro antes de acudir de forma presencial, porque así les podrán explicar cómo, dónde y cuándo pueden vacunar a sus hijos”. “La vacuna se la van a poner seguro y los centros están organizados para garantizar la seguridad de los pacientes”, así que no existe motivo alguno para no cumplir con el calendario de vacunación, tanto de las financiadas como de las no financiadas. “Se han habilitado salas para este tipo de consultas, se han tomado las medidas de aislamiento necesarias, las citas se dan muy separadas para que no se acumule la gente en las salas de espera...”, comenta al respecto el doctor.