«Legend»: Sangre gemela

Dirección y guión: Brian Helgeland. Intérpretes: Tom Hardy, Emily Browning, David Thewlis, Taron Egerton. EE. UU., 2015. Duración: 131 min. «Biopic».

En una escena de «Legend», los Kray, que controlan los bajos fondos de Londres, están a punto de salpicar al primer ministro. La escena tiene tanta relevancia como un plano de situación o como uno de los tantos trapicheos que trufan el meteórico ascenso de este par de gemelos gángsters que sembraron el terror en el «swinging London», lo que demuestra el poco interés de Brian Helgeland por hacer una crónica de época a lo Scorsese. El modelo podría ser el cine de Guy Ritchie, aunque «Legend» tiene mayores aspiraciones. ¿Cuáles? Quién sabe: el retrato psicoanalítico, con madre posesiva en primer plano, fue abordado por Peter Medak en la apreciable «Los Kray», que además contaba con el aliciente (en 1991) de ver a dos de los miembros de Spandau Ballet como protagonistas. Aquí Tom Hardy hace doblete, y si resulta medianamente convincente como Reggie, el seductor, cae en la más decepcionante caricatura como Ron, el esquizofrénico paranoide, homosexual, que es el caramelo envenenado de esta película sin rumbo ni discurso. El recurso de la voz en off, que pretende dar consistencia a semejante caos, añade más madera a la confusión: además de tender una trampa al espectador, que no conoce la biografía de los Kray.