Ridley Scott: «La vida es tan dura como Marte»

«Marte» es el nuevo reto de un director que, cerca ya de los 80, sigue acostumbrado a jugársela.

Se le considera como uno de los mejores directores en el panorama actual. A pesar de su edad (le faltan dos años para cumplir los ochenta) Ridley Scott no se ha dado un respiro en todos estos años. Desde que comenzara como director de cine tras su experiencia en el mundo de la publicidad, Scott nos ha deleitado con obras maestras como «Blade Runner», «Alien» o «Thelma y Louise». No cabe duda de que por tan buen trabajo la British Film Industry le haya nombrado caballero por su aportación al mundo del cine. Desde su debut con «Los duelistas» (1977) ha brillado desde el cine épico a la ciencia ficción, desde la «road movie» al «thriller», aportando un sello personal ya reconocible y una marca consolidada.

Pero no todo ha sido un camino de rosas para Scott, algunos de sus filmes han sido un auténtico fiasco tanto a nivel de taquilla como de crítica. Sin ir más lejos «The Counselor» fue descrita como una de las peores películas del director. Su siguiente intento para recuperarse del batacazo fue «Exodus», que tampoco se salvó de la crítica por elegir actores que nada tenían que ver con la etnia de la temática del filme. El director se defendió diciendo que de no haber elegido a Christian Bale no habría conseguido financiación.

Ahora estrena «Marte» («The Martian»), protagonizada por el brillante Matt Damon y basada en el libro del mismo nombre de Andy Weir. La película tiene lugar en un futuro no muy lejano donde una misión en el planeta rojo debe inmediatamente interrumpirse para evacuar debido a una tormenta. Watley (Matt Damon) se hiere en el intento de escapar y se queda solo en el planeta ingeniándoselas para poder sobrevivir.

–Es uno de los directores más prolíficos y ocupados que existen. ¿Qué le hizo decidirse a rodar «Marte», volviendo a la ciencia ficción?

–El libro me pareció increíble y muy interesante a la hora de adaptarlo a la pantalla grande. No me pareció que fuera otra película más sobre el espacio, sino una historia sobre alguien que es capaz de sobrevivir en otro planeta. Creo que hay algo muy interesante que aprender de lo que el libro explica. Es una buena lección para todos. Si lo aplicas en tu vida, serás capaz de sobrevivir, porque esto es tan duro como Marte.

–Andy Weir, el autor del libro, ha investigado en profundidad para que todos los términos científicos sean reales. ¿Esa veracidad era importante para usted a la hora de rodar la película o no le importa permitirse licencias en materia de ficción?

–Siempre he sido muy malo en matemáticas, así que me tuve que fiar del departamento de arte que me ayudó a entender porque dos y dos son cuatro (risas). El ASCII (American Standard Code for Information Exchange) es muy complejo y su fórmula se basa en la combinación de letras y números. No fue fácil pero con la ayuda de especialistas todo tuvo más sentido.

–El humor del protagonistas es clave para mantenerle a flote en una situación tan desesperada como la que está. Y además todo ello queda registrado...

–Matt Damon y yo estuvimos charlando sobre esto largo y tendido. Hay mucha voz en off durante la película que está dividida en tres categorías diferentes. Y decidimos incluir una GoPro que representa en cierta manera la caja negra. Está siendo grabado constantemente por lo que esa cámara se vuelve su compañera, su amiga.

–¿Para usted era importante el hecho de salvar al protagonista?

–Sin duda. Y la NASA y JPL (Jet Propulsion Laboratory) están para hacerlo posible. JPL es una comunidad en Pasadena, California, donde se crean instrumentos y robots que lanzan al espacio para hacer ciertas cosas. En la NASA todo es más serio y en JPL el ambiente es más relajado. Es como un grupo de hippies. Pero ambos, a pesar de ser muy diferentes, trabajan muy bien juntos. Y en la película lo vemos representado. Trabajan juntos porque su prioridad es traer a Mark de vuelta a la Tierra. Lo importante de la historia es si Matt aguantará vivo con los recursos que tiene hasta que lleguen a rescatarle.

–¿Cree que hacer la película en 3D era apropiado? ¿Qué añade esta tecnología?

–Me encanta el 3D. El hecho de entrar en un cine y ponerte las gafas y nadar en ese mundo me fascina. Creo que añade otra dimensión que el público puede disfrutar. Te hacer ver todo más cercano y con más detalle. Me encanta.

–Se puede decir entonces que para usted ha sido un verdadero disfrute rodar esta historia?

–Sin duda. Pero soy de esas personas que disfruta todo lo que hago en mi trabajo. Ahora estoy leyendo el guión de «Prometheus 2», la cual voy a empezar a rodar a finales de enero y principios de febrero en Vancouver.

–¿Qué ha aprendido al contacto con la NASA y la JPL? ¿Cree que habrá una misión a Marte dentro de relativamente poco tiempo?

–Seguro. La unión entre JPL y NASA están ya manos a la obra. Creo que les encantaría estar en Marte en unos diez años. Es su mayor reto ahora mismo. Podrían llegar a la Luna ahora mismo en cuatro días. Respecto a Marte piensan que se podría conseguir llegar en cinco meses en vez de cinco años. Tienen que mandar a robots antes que a los humanos para crear un hábitat donde estos puedan estar.

–Ha comentado en ocasiones que le encanta el género de ciencia ficción.

–Sí, es un gran reto y saca el pequeño diseñador que tengo dentro. Siempre me ha encantado hacer películas de este género. Me gusta mucho crear otros mundos, no me importa si es una película de época como «El reino de los cielos» con las cruzadas, o algo futurista. Aunque he de decir que algo futurista es más complicado porque no tienes las referencias que puede haber en un filme de época, por lo que es necesario ponerle más esfuerzo en crear el look y la tecnología.

Ridley Scott no para. Además de «Prometheus 2», el año que viene tiene previsto comenzar el rodaje de «Alien:Paradise Lost», su regreso tras 35 años a este terrorífico ser que conquistó al público en 1979. Michael Fassbender («Doce años de esclavitud») y Noomi Rapace («Millenium: los hombres que no amaban a las mujeres») serán los protagonistas de la cinta. Otro curioso y esperado «revival» es el de «Blade Runner», aunque en este caso será Denis Villeneuve el encargado de dar nueva vida a la película de ciencia ficción que dirigió Scott en 1982.