El Príncipe anima a impulsar el patrocinio para que el Cervantes pueda crecer

El Príncipe de Asturias ha animado hoy al patronato del Instituto Cervantes a impulsar el patrocinio desde la sociedad civil para conseguir que esta institución pueda ampliar su red de centros en el extranjero, afianzando así la presencia del español y su "riqueza plural"en el mundo, ha enfatizado.

Don Felipe ha pronunciado un discurso al término de la reunión anual del patronato del Cervantes celebrada en el Palacio de la Zarzuela, con asistencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y de los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Educación y Cultura, José Ignacio Wert.

Le ha correspondido por vez primera presidir este encuentro, "un gran honor", ha remarcado, por encargo y en representación del Rey, presidente honorífico del Instituto Cervantes y convaleciente de la operación de cadera a la que se sometió el pasado 24 de septiembre.

Antes de la reunión, ha saludado uno a uno a los 25 asistentes, entre ellos el director de la entidad, Víctor García de la Concha, el de la Real Academia de la Lengua, José Manuel Blecua, y los premios Cervantes José Manuel Caballero Bonald y Antonio Gamoneda, el cual le ha expresado los "mejores deseos"para "su real padre".

El Príncipe se ha dirigido a los patronos tras la presentación del informe anual, a cargo de García de la Concha, y de sendas intervenciones del ministro Margallo y del jefe del Gobierno.

En sus palabras, don Felipe ha explicado que sus visitas a muchas sedes del Cervantes repartidas por todo el mundo le han permitido "conocer muy de cerca el valor y el mérito de cuanto se hace, un trabajo digno de toda admiración".

"Porque el Cervantes no es una simple academia de idiomas", ha proseguido, con unos centros que más bien son "cabezas de puente y espacios para el diálogo de España y de lo hispánico con la cultura y la realidad social de los diversos países del mundo".

A su juicio, el gran activo de esta entidad cultural son sus profesionales "muy cualificados y realmente vocacionados", ha proclamado, quienes "se multiplican en su acción para profundizar en el intercambio cultural, y, con medios limitados, alcanzan resultados siempre estimables y muchas veces sorprendentes".

Y aunque en poco tiempo el instituto haya logrado un reconocimiento internacional de "alta estima", el Príncipe ha advertido de que en tiempos de crisis como los actuales "se impone optimizar el uso de recursos".

"El Cervantes no debe ser solamente un compromiso gubernamental, sino que hemos de esforzarnos en que sea sentido como cosa propia por toda la sociedad", ha abundado don Felipe.

En este punto, ha invitado a "potenciar las posibilidades de patrocinio por parte de la sociedad civil y la canalización de nuevas recursos hacia el instituto".

Se ha mostrado convencido de que junto al esfuerzo que ya realiza para lograr la autofinanciación de sus centros "permitirá ampliar su red, lo que quiere decir la presencia del española, con su riqueza plural, y de lo hispánico, en el mundo".

Sobre estos valores, ha recordado que el Cervantes apoya las lenguas cooficiales de Cataluña, Galicia y el País Vasco, y ha citado unos versos en catalán donde el poeta Salvador Espriu anima a tender "puentes de diálogo"y a fomentar la comprensión entre las "diversas hablas".

Respecto a los acuerdos adoptados por el patronato, ha destacado su apuesta por "afirmar su condición panhispánica", con medidas como los convenios suscritos con las academias hispanoamericanas o la apertura del nuevo Centro Cervantes en la Universidad de Harvard. EFE

adr/cat