África

Margallo: El Cervantes será cada vez menos español y más iberoamericano

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha asegurado hoy que el Instituto Cervantes (IC) será "cada vez menos español, en el sentido estricto del término, y más iberoamericano", lo que posibilitará unir esfuerzos y hacer "más con menos recursos".

Margallo ha hecho esta reflexión durante la inauguración de unas jornadas formativas en Madrid de los directores del Instituto Cervantes repartidos por todo el mundo, en una intervención en la que ha recordado que América Latina es el "espacio natural de influencia"de España.

"El Instituto Cervantes, con inteligencia, ha sabido aprovechar esta coincidencia en valores, cultura y principios para expandir su labor", ha señalado el responsable español de Exteriores.

También ha recordado la firma de distintos acuerdos con la Secretaría de Asuntos Exteriores de México para que el Instituto desarrolle la labor de difusión que tiene encomendada, al que seguirán otros acuerdos con Colombia, Perú y Chile.

Además, se ha referido al área Asia-Pacífico como "una de las áreas referentes"de la Ley de Acción Exterior, que se tramita en el Senado, ha recordado que allí vive el 60 por ciento de la población mundial y se sitúan el 80 por ciento de las reservas mundiales, y ha añadido que sigue siendo la zona "que más crece".

Margallo ha recordado que, según los expertos, en veinte años esta región será "más importante, en términos económicos, que la suma de la UE y los EE.UU.", por lo que ha considerado que debe ser "una zona prioritaria"en la que "hay que estar"y donde el español "es un activo muy importante".

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha recordado que ayer se celebró en Bruselas una cumbre extraordinaria para elegir el nuevo cuadro directivo de la Unión Europea, el mismo que en cinco años deberá abordar "una reforma institucional de un enorme calado"para hacer frente a retos como la globalización, la multipolaridad y a la crisis financiera.

"España debe tener la obligación, el deber y la oportunidad de acompañar este proceso de refundación europea y de aprovechar las ventajas que la UE nos concede", ha señalado José Manuel García-Margallo, quien se ha mostrado convencido de que España aporta "valor añadido"especialmente en dos áreas: América Latina y el norte de África.

En su intervención, el ministro ha prometido a los directores del Cervantes toda la "disposición"del Ejecutivo para desarrollar su labor de difusión y promoción de la cultura española y de su lengua, y ha precisado que el Ministerio que dirige "estará detrás de lo que el Instituto Cervantes pueda necesitar".

Margallo ha señalado que, en los últimos tiempos, a la diplomacia "clásica"se han unido la diplomacia "de cooperación", la "económica"y también la de tipo "cultural", a la que atañen, ha dicho, la difusión de los "valores esenciales"de la lengua y la cultura.

Sin embargo, el ministro ha reconocido que la crisis ha obligado a hacer "grandes esfuerzos"no solo a los directores de los centros que el Cervantes tiene repartidos por 88 ciudades de 43 países, sino a todos aquellos que tienen responsabilidades "políticas", y se ha mostrado convencido de que iniciativas como el Plan de Cooperación, el Plan de la Marca España o ahora la Ley de Acción Exterior ayudarán en esa tarea.

Por su parte, el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, ha señalado que el organismo que dirige centra actualmente su labor en la formación cualificada de profesores y en los procesos de evaluación y certificación, y ha asegurado que, en su día a día, el IC trabaja "siguiendo las directrices del Ministerio al pie de la letra".