Luis Suárez: “Cuando llegué decían ‘cuidado con Leo’ y ahora dicen que le hago mal”

El uruguayo se despidió del Barcelona para jugar en el Atlético de Madrid

Luis Suárez comenzó su discurso de despedida del Barcelona y no llegó muy lejos. “Estoy orgulloso de todo lo que hice...”, y ya rompió a llorar para terminar de hablar con las palabras entrecortadas por la emoción. Después de ver un vídeo de algunos de sus (muchos) mejores goles, respondió a las preguntas de los periodistas y una de ella fue de Leo Messi, su gran amigo fuera del campo y gran socio dentro. "Cuando uno llegó al Barcelona decían: “Cuidado con Leo, que Leo los delanteros...” Y resulta que después de muchísimos años Leo se lleva espectacular con un delantero y dicen ahora que el delantero le hace mal, porque lo decían, no digo quien porque cada uno es responsable de sus actos. Nosotros somos conscientes de que el tiempo que pasamos en el Barcelona intentamos ayudar al equipo, rendir al máximo, estar a la altura de lo que es Barcelona. Yo me tengo que sentir orgulloso.

¿Con qué momento se queda Suárez de estos seis años? “He vivido muchos momentos que me quedarán en el recuerdo, trofeos, títulos, momentos malos, pero me quedo con ganar la primera liga, la Champions, el primer gol... Cada jugador tiene su forma de despedirse y es algo que ahora tengo que disfrutar. Que haya aquí compañeros míos y mi familia es bonito para mí”, respondió. Algo que dijo muchas veces fue su agradecimiento al club (aunque sí lanzó un dardo a Bartomeu) y que se sentía orgulloso de lo que había conseguido: “Me voy con la sensación de que he cumplido, ser tercer máximo goleador en la historia de este equipo no es fácil (198 tantos), superar a grandísimos jugadores... Estoy contento por dejar una linda marca”. No quiso hacer muchos reproches a la manera de salir: “Fue un mes de locos, de decir muchísimas cosas que uno no las pensaba, se han inventado cosas, se han filtrado cosas y eso a uno le indigna, pero a veces tenemos que intentar estar alejados de todo”, contestó. Y aceptó lo sucedido: “Aunque tengas contrato a veces hacen falta cambios y en este caso el entrenador no contaba conmigo. Cuando me lo comunica me lo esperaba porque ya se había dicho. Uno no es ajeno a lo que pasa, al informe periodístico que hay, ya se especulaba, se decía mucho. Ya lo había aceptado y había dicho que no tenía ningún problema. Puedo aceptarlo, dar un paso a un lado, pero yo dije que quería seguir entrenando hasta que encontrara una solución y el entrenador lo entendió”, aseguró. “Todavía no he digerido la salida, no he pensado lo que será enfrentarme al Barça, a amigos... Será algo lindo”, dijo también. E insistió: “Reprocharme, no me puedo reprochar nada, he llegado a jugar hasta con molestias, a veces reprocharme en momentos en los que no pude rendir cuando el equipo me necesitaba”.

De su marcha al Atlético desveló: “Con Diego [Godín] he hablado, Antoine [Griezmann] también me ha dicho algo... Me voy con ilusión, es un equipo que, aunque el último no, ha estado peleando la liga los últimos años, lo que dice que es competitivo y ambicioso. Intentaré ayudar a que crezca”. Y volvió a Messi, sobre si le había dado algún consejo: “Leo y yo nos conocemos bastante, él sabe lo que pienso yo y yo lo que piensa él. Somos bastante grandes para estar dándonos consejos. Ya me he enfrentado a él con los Uruguay-Argentina y eso no va a afectar en nuestra relación”.