A Jorge Lorenzo se le rompe una vértebra y la temporada con su caída en Assen

Hasta el 4 de agosto no volverá a subirse a la moto Jorge Lorenzo. Dos carreras perdidas y prácticamente toda la temporada, la de su estreno con la Honda Repsol. El mallorquín se ha roto la sexta vértebra, tiene un edema en otras dos y el tratamiento consevador que le han recetado los doctores implica llevar un corsé durante el próximo mes. No podrá correr este fin de semana en Assen y tampoco el siguiente en Alemania. Después, llega el parón por vacaciones, así que hasta la vuelta, en Brno a principios de agosto, Jorge tendrá que lamerse las heridas.

Unas heridas que tienen que ver, según Rossi, con un problema psicológico y otro técnico que se retroalimentan. "Para ir rápido con la Honda debes tener confianza en el tren delantero, pero él se cae cada vez que aprieta un poco y eso le quita toda la confianza. Es una situación difícil de aceptar psicológicamente", analizaba Valentino, que pasó por algo parecido en su etapa en Ducati.

Lo cierto es que Lorenzo se está cayendo más que nunca y su última racha es preocupante. Ya se perdió parte de la pretemporada por una fractura en un brazo y se fue al suelo en Montmeló tanto en carrera como dos veces más en el test del lunes siguiente. Por eso, llegaba golpeado a Assen, donde se ha acabado de romper.