Así es Raúl Bravo, el "pavón", trotamundos y presunto cabecilla de la organización

Raúl Bravo
Raúl Bravo

Raúl Bravo fue un "pavón", un lateral izquierdo que llegó de la cantera del Real Madrid en la época en la que los galácticos y los canteranos se mezclaban en el equipo. Jugó 132 partidos y metió 4 goles, ganó Dos ligas, una Champions League, una Supercopa de Europa, una Supercopa de España y un Copa Intercontinental. El Madrid lo cedió una temporada al Leeds y después regresó. En la época de Queirzo fue un defensa multiusos, que alguna vez hizo de central y al que el portugués utilizaba con frecuencia debido a su gran velocidad. Fue un futbolista que destacó ante de la Eurocopa de 2004 en Portugal y por eso Iñaki Sáez decidió convocarlo. No fue bueno el papel del conjunto español, que perdió antes de tiempo y una de las imágenes de esa caída es el desordenado regreso de los futbolistas.

Con la llegada de Capello, se convirtió en un trotamundos del fútbol, que encontró en Grecia el lugar perfecto para desarrollarse. Y se marchó al Olympiacos."Me apetecía vivir en un club donde poder jugar todos los domingos", aseguró en una entrevista a El País. Más esforzado que técnico durante su carrera como futbolista buscó un lugar en el que asentarse, sin mucho éxito. Tras dos años en el Olympiacos se marchó al Numancia, volvió después a Grecia, probó en el Rayo, en Bélgica, en el Córdoba, y terminó en Grecia, en el Veria y en Aris de Salónica, donde se retiró.

En 2004 estuvo en la comisaría de Gandía por viajar como copiloto en un vehículo de lujo que fue presuntamente robado en Paterna, pero el asunto no fue más.