Así va a ser el atasco en el aeropuerto de Barajas por los hinchas ingleses de la Champions

Aeropuerto de Barajas
Aeropuerto de Barajas

Desde hoy, todas las obras que se están realizando en el aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez quedan paralizadas. El goteo de hinchas ingleses que se espera a partir de hoy, la avalancha de mañana y la invasión del sábado han llevado a programar un dispositivo excepcional. La mayor evidencia va a ser el «atasco de jets privados» que va a albergar el aeródromo y eso deriva en una «complicación en el resto de operaciones», según han confirmado fuentes de Barajas.

Las cifras son inéditas en la historia del aeropuerto madrileño. Se han programado 1.500 vuelos (400 corresponden a aviación comercial y 1.100 a aviación ejecutiva, los jets privados) y 55.000 asientos adicionales. Entre la operativa habitual y los vuelos y asientos adicionales programados con motivo de la final durante los próximos cinco días se registrarán 7.278 vuelos y 1,12 millones de pasajeros. El día clave será el domingo, cuando se bata el récord histórico de operaciones y asientos programados en un solo día, con 1.744 vuelos y 239.379 pasajeros. Casi la cuarta parte corresponderán a seguidores de los dos finalistas de la Champions. El anterior récord de vuelos en una jornada se alcanzó en septiembre de 2007, con 1.507, y el de pasajeros, en junio de 2008, con 234.284.

La proliferación de jets privados es lo que genera un dispositivo nunca visto. Se va a aumentar en un 50 por ciento el número de controladores, habrá más de 500 personas para reforzar un operativo normal y todos los servicios paralelos –restauración, chóferes...– que llevan este tipo de vuelos repercute en el resto de la actividad de Barajas. La llegada de más de 50.000 seguidores provocará que se habiliten pasillos y salas que llevaban años sin usarse con el objetivo de que su paso por el aeropuerto no genere ningún tipo de problema. La intención es llevar a los hinchas de forma controlada desde que descienden del avión hasta que son recogidos por autobuses para su posterior traslado a la «Fan Zone» correspondiente.Tanto los equipos como los hinchas van a proceder desde los aeropuertos británicos de Liverpool-John Lennon, Londres-Heathrow, Londres-Gatwick, Luton, Stansted y Manchester. En cada uno de ellos también se han extremado las medidas de seguridad para evitar el desplazamiento de los «hooligans» más peligrosos. Las reuniones entre Scotland Yard y la Policía española han ido en esta dirección.

Y todo esto al margen de la gran cantidad de seguidores que se espera que lleguen a Madrid sin entrada para el partido y por carretera. Son hinchas procedentes de zonas como la Costa del Sol o Benidorm. Más madera para la final, aunque la Policía confía en que el despliegue de 4.700 agentes sirva para repetir el éxito organizativo que fue la pasada final de la Copa Libertadores.