San Pablo Laso

El técnico ha ganado en cinco temporadas 12 títulos, dos más que los que sumaron sus 15 predecesores en el Madrid.

La alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, posa con Pablo Lasso (i), Felipe Reyes (d) y Florentico Pérez (2i), técnico, el capitán, el presidente del Real Madrid

El técnico ha ganado en cinco temporadas 12 títulos, dos más que los que sumaron sus 15 predecesores en el Madrid.

Había quien bromeaba en las ya tradicionales visitas del Madrid al Ayuntamiento y la Comunidad. «Venimos aquí más veces que algún concejal», decía un miembro destacado de la plantilla. A tres días de las elecciones, la alcaldesa, Manuel Carmena, y la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, coincidieron en una cosa: «El Madrid es un ejemplo». Después de un año agotador para la plantilla y el cuerpo técnico, que se saldó con el doblete (Liga y Copa), la mayoría de los jugadores apenas dispondrán de una semana de vacaciones. Los internacionales españoles empezarán su concentración el 1 de julio y Laso ya ha lanzado un mensaje pensando en la próxima campaña: «Estaremos con la misma exigencia y con las mismas ganas».

«Es el gran culpable»

Con las luces del Palacio amenazando con apagarse, 2.000 aficionados seguían en pie homenajeando a Pablo Laso. El último agradecimiento de su afición precedió a una conversación muy especial antes de entrar en la sala de prensa. Se cruzó con Xavi Pascual, le cogió por el hombro y se apartaron de los focos. Se fueron a una esquina, lejos del barullo y entablaron 20 segundos de conversación. «Tengo mucho respeto profesional y afecto personal por él», confesó después sobre lo que fue una despedida de su rival más directo en las últimas cinco temporadas. «La culpa es de éste, la culpa es de éste», vociferaba Llull en plena celebración antes de lanzarse al público que había vitoreado a su entrenador. Pablo Laso forma parte, por derecho propio, del santoral del Real Madrid. Desde que en 1989 Lolo Sainz abandonó el club, Laso ha ganado más títulos (12) que los 15 entrenadores que le precedieron (10). No sólo el Madrid le está agradecido. En las altas esferas de la Liga Endesa están encantados con el estilo de juego alegre del equipo blanco. Sin un Madrid tan atractivo, la Liga estaría huérfana. En el pasado mes de diciembre, Laso renovó hasta 2018, aunque a uno de los candidatos a la presidencia de la Federación Española de Baloncesto le encantaría que fuese el sucesor en el cargo de Scariolo. Para ello tendría que ser posible compatibilizar la dirección de un club y de la Selección, algo prohibido a día de hoy y muy difícil de ver.

el madrid del futuro

En la plantilla de la próxima temporada habrá retoques. Se va a apostar por jugadores con experiencia que puedan aportar desde el principio, para que no suceda como con los refuerzos de este año: Taylor y Thompkins funcionaron sólo al final; el resto apenas aportó. Othello Hunter y Fran Vázquez formarán parte de la plantilla. Víctor Claver es otro de los objetivos, aunque la pieza clave es la continuidad de Ayón. Juan Carlos Sánchez, el responsable de la sección, es optimista: «Creo que se quedará». El mexicano no lo tiene tan claro. En un momento dado aseguraba: «En tres o cuatro días, cuando hable con la familia, decidiré». Pero luego, en la cena de celebración, casi daba el sí: «Espero seguir compartiendo muchos años con ustedes». La renovación a la baja del Chapu está casi hecha. Su carácter y su papel en el vestuario son básicos. Él es consciente de que, cerca de los 37 años y siendo un jugador de rotación, en ningún club estará mejor que en el Madrid. «He estado en muchos equipos, pero con la personalidad y el carácter de este, muy pocos», comentó.

Xavi Pascual, la cruz

«Habrá cambios seguro», confesó Navarro en las tripas del Palacio. El primero ha sido la salida de Joan Creus de la dirección deportiva. El siguiente apunta al banquillo. Xavi Pascual tiene los días contados y ya ha surgido un nombre de calado entre el barcelonismo, Saras Jasikevicius. Pascual tiene contrato hasta 2017, pero una Supercopa en dos temporadas y 13 fichajes en ese mismo periodo son un lastre excesivo para su continuidad. Su balance con el eterno rival desde la llegada de Laso al Madrid (5 títulos por 12 de los blancos) es la puntilla.

"En la final el Real Madrid jugó contra un gran equipo, el Barcelona, y precisamente por eso el triunfo es todavía más importante. Sois los mejores", resaltó Cifuentes, quien recibió de manos de Felipe Reyes, capitán madridista, una camiseta de juego con el 1 y su apellido en la espalda y otra conmemorativa del título firmada por los jugadores, y como ya es tradicional se puso ambas.

La presidenta de la Comunidad quiso tener un recuerdo para otros equipos madrileños que han triunfado esta temporada como el Ilunion de baloncesto en silla de ruedas, el Movistar Inter de fútbol sala, el Villaverde de balonmano, el Leganés y al propio Real Madrid y al Atlético de Madrid.

Resaltó que fue una Liga ganada "con muchísimo esfuerzo y trabajo, con todo merecimiento"y expresó su "sentimiento sincero de admiración"hacia los jugadores, a los que dijo: "Sois un ejemplo de cómo siguiendo un sueño se pueden conseguir no solo un éxito sino todos los éxitos que uno de proponga"y tuvo también palabras para el técnico, Pablo Laso, de quien comentó que llevó a sus pupilos al camino del éxito "con mucha sencillez, humildad y respetando siempre a los rivales".

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, resaltó el hecho de haber logrado la segunda Liga consecutiva, algo que no lograba el conjunto blanco desde hace 22 años, lo que a su juicio confiere "un carácter expepcional a un equipo de leyenda"que ha dirigido Pablo Laso.

Así mismo, se refirió a que el equipo tiene una "identidad"y "seduce", con lo que aseguró que están "orgullosos de que estos jugadores y cuerpo técnico, este equipo capitaneado por Pablo Laso, se ha convertido ya en una referencia histórica".

"Ganar siempre es difícil, pero como lo hace este equipo es un orgullo", apuntó Florentino Pérez, quien también se refirió al "espíritu de superación"y al convencimiento de que el próximo año volverán a celebrar más títulos con estos "jugadores que ya son leyendas inolvidables".

Por su parte, Felipe Reyes, capitán del conjunto blanco, manifestó que lograron terminar el temporada de la mejor manera, en su mejor nivel, pero que fue "una Liga muy sufrida, tuvimos momentos malos, fue un año muy largo".

Así mismo, agradeció a la afición por apoyarlos "en las buenas y en las malas. Ayer fueron el sexto hombre".

Como ya es tradición, la plantilla firmó en el libro de honor de la Comunidad y a continuación salió al balcón de la sede de la Comunidad para brindar con la afición que se encontraba apostada en la Puerta del Sol, a la que se dirigieron Felipe Reyes, Sergio Llull, elegido mejor jugador de la final, Jayce Carroll, Andrés Nocioni y Troy Thompkins.

EFE