Carlos Sainz: «Trabajo en Renault como si fuera a estar toda la vida»

Esta semana Carlos Sainz, 23 años, afronta el Gran Premio de casa y eso significa que las apariciones públicas por dos o incluso por tres. El madrileño va poco a poco, con paso firme y se ha convertido en la referencia a seguir entre la generación de pilotos que mandará en la F-1 dentro de poco. Lleva el mismo camino que emprendió Fernando Alonso cuando también empezó en Renault, aunque Sainz, ahora, está cedido a la escudería francesa por otro equipo, Red Bull, que le tiene en la recámara legal por si alguno de sus titulares decide marcharse, en el caso de Daniel Ricciardo, o si su apuesta por la juventud de Max Verstappen fracasa por su exceso de fogosidad. Muchos comparan a Sainz con Alain Prost, cuatro veces campeón del mundo, y eso, en este deporte son palabras mayores. La genética le ofreció el talento de su padre, pero sin trabajo nada de lo que le está pasando hubiera sido posible.

–Hace unos meses arrancó su cuarta temporada en F-1. De todos los pilotos a los que se ha enfrentado, ¿quién le ha costado más vencer o le ha sorprendido más?

–A nivel de Fórmula-1 estamos todos a un nivel tan alto que es difícil sacar a uno solo. Están pilotos como Fernando (Alonso), con el que he tenido la suerte de poder competir contra en muchas carreras y se nota (ríe) que ha ganado campeonatos del mundo.

–¿Qué es lo mejor de Hulkenberg, su compañero de equipo, pero también su primer rival en pista?

–Yo diría que es muy rápido, es un piloto que junta experiencia con rapidez y la unión de eso le hacer ser muy competitivo.

–¿Y de Verstappen?

–Tiene pocos puntos débiles.

–¿Qué le ha parecido el cambio que han sufrido los compuestos de los neumáticos este año?

–Bien, en ese sentido nosotros estamos bien, aún nos quedan unas decimitas por encontrarles todavía, pero vamos en la dirección correcta.

–¿Cuál ha sido su peor momento en la F-1 y qué aprendió de él?

–He tenido la suerte de tener pocos momentos malos hasta ahora, pero siempre está el típico accidente que te da mucha rabia. Siempre hay choques o accidentes que ves que tenías una oportunidad buena, ves que los desperdicias, pero es parte del aprendizaje.

–Hace 17 años Alonso me dijo en una entrevista que en la F-1, si querías tener amigos, lo mejor era comprarse un perro... ¿También lo ve igual?

–Es así. El paddock de la Fórmula 1 es así. Aunque siempre hay excepciones que confirman la regla. Siempre puedes encontrar a personas en este mundillo encantadoras con las que mantienes contacto como las que encontré yo en Toro Rosso o como tengo relación con Fernando en ese sentido, que quieras que no, es diferente.

–Es piloto de Red Bull cedido a Renault con contrato por un año. ¿Desestabiliza no saber dónde estarás el año que viene, si en Renault o en Red Bull?

–Estoy confiado en que el tiempo o el destino me llevarán al sitio que sea, pero no estoy preocupado. Estoy trabajando en Renault como si fuera a estar aquí toda la vida, y cuando te dedicas de esa manera al equipo no te da para preocuparte del futuro. Voy mucho a Enstone (sede del equipo en Inglaterra), trabajo en el simulador y trabajo duro.

–¿Qué te parecen los cambios que pueden producirse en el reglamento el año que viene?

–Positivos. Creo que la F-1 está en ese momento que debe tener mano dura para afrontar estos cambios que quizás no agraden a todos los equipos y a todos los pilotos, pero creo que la F-1 tiene que afrontarlos de esta manera y simplemente hacer este deporte mejor y hacerlo más atractivo para el espectador.