Caminos distintos hacia semis

El Barça, con Ney, Messi y Suárez, tiene gol para golear a la Juventus. El Madrid debe usar el balón como antídoto ante el Bayern y al Atlético le espera una encerrona en Leicester.

El Barça, con Ney, Messi y Suárez, tiene gol para golear a la Juventus. El Madrid debe usar el balón como antídoto ante el Bayern y al Atlético le espera una encerrona en Leicester.

Sporting-Real Madrid: Isco, el salvador

Ganar, el objetivo. Al Real Madrid le regalan el balón. El Sporting, a simplificar el juego y a correr. Síntomas de partido feo. Isco está inspirado, lo hace diferente. Golazos en el primer acto. Nada cambia. Otro susto, toca remontar. Llega el desorden, CENTROS, muchos centros, barullos. Isco, con su chistera, el gran solucionador.

Real Madrid-Bayern: taparse la cabeza o los pies

No está cerrado, manejar la renta y la decisión de blindarse, un riesgo. Hay que elegir. Balón o control. Y desde allí, manejar la mínima renta. La opción de contras, intacta. Equilibrar la zona ancha es el primer objetivo. Sellar las bandas (su mayor recurso ofensivo), determinante. Táctica: o me tapo la cabeza o me tapo los pies. Yo apuesto por el balón.

Barcelona-Real Sociedad: Leo mágico...y miedo

De poder a poder. La Real Sociedad, sin respeto. Dispuesta a mandar. Objetivo, Ter Stegen. Primer acto de ensueño: ocasiones, brillantez y goles. Leo saca su mayor repertorio. Versión cum laude. Los de Eusebio no se rinden, dispuestos a una hazaña. La factura física y la presencia de Iniesta ponen la calma, llega el clásico.

Barcelona-Juventus: sí se puede... remontar

La clave, el césped, el riego. Precisión y vértigo, favorece el ataque. Tácticamente, tres centrales o cuatro volantes. Allegri mueve ficha. Los tres centrales, lo mejor. Deja muchísimo espacio e iniciativa. Estar muy cerca de Buffon (danger, danger). La opción de contra siempre estará presente. Este Barça es capaz de golear.

Atlético-Osasuna: trámite... rotaciones

Muchos cambios, decisión poco habitual. Prudencia cara al martes. Osasuna, la víctima. Un cerrojo y rezar. Carrasco lo hizo saltar muy fácilmente. Sentenciado en el 47’. La fórmula de intensidad, ritmo y agresividad por encima del talento se notó ante las ausencias. Correa se vistió de Griezmann. La amplitud, letal. Faltó sólo el gol de Torres.

Leicester-Atlético: prohibido dormirse

Encerrona. Es la palabra perfecta para resumir esta eliminatoria. El Leicester simplifica todo su juego: directo, sin elaboración y la estrategia (su aliado). Pocas florituras y mucha eficacia. Argumentos muy cholistas. Dicen que no hay peor astilla que la del mismo palo. La clave, ponerse el mono de trabajo, sudar mucho (que no mojarse) y pasar a semifinales.