El chiringuito de Pedrerol: El Madrid, contra el PSG y los ultras

Ganar en París no sería una victoria cualquiera: el club galo ampara gestos fascistas y amenazantes de sus ultras mientras UEFA mira hacia otro lado.

Los ultras del PSG se han reunido con los jugadores y el club en su cuenta de Twitter da las gracias a los radicales
Los ultras del PSG se han reunido con los jugadores y el club en su cuenta de Twitter da las gracias a los radicales

Ganar en París no sería una victoria cualquiera: el club galo ampara gestos fascistas y amenazantes de sus ultras mientras UEFA mira hacia otro lado.

En el Paris Saint-Germain quieren ganar el partido con la ayuda de los ultras. Intentan pasar a cuartos de final de la Champions y eliminar al Madrid utilizando a los más radicales. Sirviéndose de los violentos. En eso se ha quedado el PSG. Un club que se gastó este verano 400 millones de euros en dos futbolistas y que tiene que recurrir a esto para lograr lo que no es capaz de conquistar en el terreno de juego. Lo que no fue capaz de conseguir en el Bernabéu, cuando Emery se asustó y quitó a Cavani con 1-1 mientras Di María se quedaba viendo el partido desde el banquillo.

Así ha sido el recibimiento al Real Madrid por los ultras del PSG en París

Quieren intimidar. Ultras que se reúnen con futbolistas del equipo, que presionan a sus jugadores. El Twitter oficial del PSG que da las gracias a los radicales por su apoyo y les pide su participación para afrontar la visita del Madrid. Expresiones lamentables e irresponsables, como «esto es la guerra» o «incendiaron Madrid» amparadas por el club de forma oficial. Vídeos con bengalas y presencia policial. Frases amenazantes. Gestos fascistas. No se puede permitir. Pero la UEFA mira para otro lado. El club parisino, en connivencia televisada en directo con los violentos... y los que mandan en el fútbol tapándose los ojos. Luego ocurren desgracias como la muerte de un policía en Bilbao y todo el mundo se lamenta.

Sólo fútbol. No se puede permitir que estos delincuentes campen a sus anchas por el fútbol y menos reírles las gracias desde los propios clubes y darles apoyo. Desde el Real Madrid también hay que darle una respuesta al PSG. Hay que contestar, pero como mejor sabe el equipo blanco: en el césped. Superando al PSG como en el partido de ida. Con fútbol y con los goles de Cristiano Ronaldo para alcanzar los cuartos de final.

Cristiano, a tope. El portugués tiene que ser la respuesta a las provocaciones y las amenazas. El que nunca falla en la Champions. El que siempre aparece en los partidos importantes. El que llega a París en el mejor momento de la temporada. Cristiano Ronaldo les va a tapar la boca. Ni insultos ni bengalas ni brazos en alto. Y con él llegarán al Parque de los Príncipes Marcelo, cuya vuelta es una enorme noticia para el Madrid, o Sergio Ramos. Será un encuentro para futbolistas con personalidad, de los que no se dejan intimidar. Y al camero en eso no le gana nadie.

Hay que ganarles. Por suerte, el partido de verdad empieza mañana a las 20:45 en la capital francesa. Noventa minutos por delante para asestar el golpe definitivo. Para que el fútbol se imponga a las provocaciones y a toda esa gente que sobra en los estadios de todo el mundo. Para que el campeón de Europa demuestre que no necesita cuestionables ayudas extradeportivas para adueñarse del balón e imponerse en el campo. Vencer en París al PSG no sería una victoria cualquiera en Europa: sería ganarle la batalla a los ultras.