Valencia, no te reconozco

El delantero francés del Valencia Kevin Gameiro, disputa el balón con el centrocampista del Leganés Mikel Vesga / Efe
El delantero francés del Valencia Kevin Gameiro, disputa el balón con el centrocampista del Leganés Mikel Vesga / Efe

Decepción y preocupación. Esas son las dos palabras que definen los sentimientos del valencianismo. Todo apuntaba a que esta temporada, la del Centenario, iba a ser la de soñar, pero de momento se acerca más a una pesadilla. Cuesta entender lo que pasa, pero hacen falta soluciones ya. Es incomprensible el cambio radical con respecto a la temporada pasada. Ahora vemos un Valencia sin fútbol, sin ideas y sin identidad. No hay excusas. La plantilla es más completa que la del año pasado.

Uno de los principales problemas es que jugadores que se echaron el equipo a la espalda la temporada pasada han desaparecido y urge que vuelvan. Guedes llegó tarde y las lesiones han hecho que se pierda la mitad de los partidos. Rodrigo está a años luz de ese delantero que marcaba la diferencia y Parejo, bloqueado. Se necesita un cambio extremo y, aunque la situación invita poco al optimismo, creo que todavía no hay nada perdido.