Ciclismo

Enric Mas, preparado para el asalto a la Vuelta

“Ha cambiado mi confianza y mi estado de forma”, confiesa el líder del Movistar, segundo en la general a 28 segundos de Roglic

Enric Mas
Enric MasManuel BruqueEFE

La Vuelta sirvió a Enric Mas de presentación en 2018 cuando ganó en La Gallina y fue segundo en la general por detrás de Simon Yates. Tenía entonces 23 años y la carrera le prometía un gran futuro encima de la bicicleta. Han pasado tres años y Mas no ha vuelto a subir al podio de una grande, pero empieza a reencontrarse consigo mismo, como admitió en la llegada de Velefique. “No dije que no disfrutaba de la bicicleta desde 2018 dije que no disfrutaba tanto”, puntualiza.

Pero sí reconoce que nunca se había sentido tan bien en una gran vuelta a estas alturas de la carrera. “Desde que pasé a profesionales nunca había estado en el primer día de descanso segundo en la general. En el Tour del 2019, que después reventé, estaba cuarto. Mi estado de forma es diferente, estoy en una forma muy buena. Miguel Ángel [López] está bien y entre los dos tenemos que intentar batir a Primoz [Roglic]”, asegura.

Enric se muestra más maduro, ya con 26 años, y más seguro de sus posibilidades que nunca desde que llegó a Movistar. “Ha cambiado mi confianza y mi estado de forma. Al principio de año me costó bastante, no sé por qué. En el Tour llegué bien, pero no con esa confianza y con ese punto que tengo ahora. No terminé muerto, pero tampoco fresco. Descansé bien, entrené bien y por suerte ahora estamos bien”, afirma.

Se muestra seguro también de las posibilidades de su equipo, ahora que él es segundo en la general y Supermán López, tercero. “Entre los dos tenemos que atacar. Estamos muy bien situados y vamos a disfrutar y a aprovecharlo”, dice.

“Los dos tenemos grandes opciones y al final hay que saber aprovechar cada día de carrera sacando diferencias. Veremos al final de la Vuelta si corremos unidos y como un equipo tendremos más posibilidades de ganar que si lo hacemos individualmente”, reconoce Supermán López.

Al colombiano le toca esperar, un trabajo más ingrato, porque Mas está por delante en la general, pero lo asume en favor del equipo, como le sucedió en el ascenso a Velefique. “Estoy un poco desilusionado porque las piernas las tenía. He ido cerrando los huecos, los ataques de los rivales, he hecho un poco la limpia y me he quedado en una situación incómoda, pero me tuve que quedar ahí porque no podía ir a por ellos [Mas y Roglic]. Hay que trabajar como equipo y es la única manera de la que podemos trabajar”, asume.

Aunque el esloveno no es el único rival. “Teníamos que distanciar a todos los rivales posibles. A Egan y a Yates, pero después está Jack Haig, que viene de una caída en el Tour, pero creemos que va de menos a más. Un corredor tan inteligente como él será un rival duro. Esta segunda semana tenemos que tener mucho cuidado con las escapadas y alguno se meterá que será duro de pelar, seguro”, asume Enric.