Juegos Olímpicos

De Podium a Río

El programa de Telefónica y el COE, que se amplía hasta Tokio 2020, ayuda a 22 deportistas a disputar los Juegos que empiezan el 5 de agosto

José María Álvarez-Pallete,  presidente de Telefónica y Alejandro Blanco, presidente del COE, con los integrantes del programa Podium y  con el padrino del programa, Rafa Nadal
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica y Alejandro Blanco, presidente del COE, con los integrantes del programa Podium y con el padrino del programa, Rafa Nadal

El programa de Telefónica y el COE, que se amplía hasta Tokio 2020, ayuda a 22 deportistas a disputar los Juegos que empiezan el 5 de agosto

La cuenta atrás está llegando a su fin. Apenas quedan trece días para que comiencen los Juegos Olímpicos de Río, donde miles de deportistas buscarán cumplir un sueño (las medallas) o lo harán realidad simplemente con estar allí. La delegación española la forman 305 deportistas, y 22 de ellos han pasado por el Programa Podium, que les ha ayudado a conseguir la clasificación. 22 historias como la del gimnasta Rayderley Zapata. La primera beca que recibió de la iniciativa impulsada por Telefónica y el COE, aparte de permitirle centrarse en el entrenamiento y darle la posibilidad de competir más, le sirvió para ayudar a su familia a pagar lo que debía de alquiler. Ray ya ha sido bronce en suelo en el Mundial y acude a Río con toda la ilusión del mundo. La gimnasia ha hecho pleno. Los tres deportistas que estarán en Brasil han pasado por Podium, ya que a Zapata le acompaña el incombustible Néstor Abad, que ha superado dos lesiones que hubieran retirado a cualquiera, y Ana Pérez, la joven sevillana que lloraba en sus inicios, cuando se rompía los brazos entrenando, pero al segundo siguiente estaba deseando volver. De la gimnasia al atletismo, el deporte rey de los Juegos, en el que han logrado billete el marchador Álvaro Martín, que repite tras Londres 2012, y en 800 metros Daniel Andújar, que se define como «un currante del atletismo».

Y del tartán a la piscina, principal protagonista en la primera semana de competición. En la pileta de Río competirán África Zamorano, la chica que ya no imagina su vida sin nadar; Hugo González, de 17 años, a quien su madre le apuntó a natación porque tenía miedo de que se ahogara en la piscina de casa; Marc Sánchez, el «tiburón balear», participante en el relevo 4x200; María Vilas, que cuando logró la mínima en los 400 estilos no pudo contener las lágrimas, pensando en las horas de sufrimiento, en el esfuerzo recompensado; Miguel Durán, récord de España tras récord de España hasta llegar a Brasil; y Fátima Gallardo, que empezó en la natación para prevenir unos problemas de espalda. Más peso que nadie intentará levantar en halterofilia David Sánchez, bronce en el último Europeo. A veces las apariencias engañan, porque su deporte tiene que ver tanto con la maña como con la fuerza. Palada a palada ha llegado a Río, desde Mallorca, Marcus Cooper, que ha adelantado plazos: pensó que Tokio 2020 serían sus Juegos, pero también va a estar en Brasil tras superar el día a día, las interminables jornadas de entrenamiento, en las que trataba de pensar que el dolor sólo estaba en su cabeza, que es psicológico.

Jesús Tortosa intentará que el éxito que tuvo el taekwondo en Londres 2012 continúe. En los últimos Juegos, los tres taekwondistas españoles lograron medalla (un oro y dos platas). Jesús ha cumplido un sueño; otro sería que él, su hermano pequeño y su hermana mayor lograran clasificarse para Tokio 2020. Otro arte marcial, el judo, defenderá Fran Garrigós, que con diez años ya soñaba con ser campeón olímpico y que empezó a practicarlo porque era muy trasto, para agotarse en el tatami. Juan Ignacio Rodríguez y Miguel Alvariño buscarán con sus flechas, y formando equipo con Antonio Fernández, el mayor número de dianas posibles en tiro con arco; y Fernando Alarza, Vicente Hernández (sumado a última hora por la desgraciada lesión de Gómez Noya) y Miriam Casillas, dos hombres y una mujer de hierro, se dejarán hasta la última gota de sudor en el triatlón para completar los 1.500 metros a nado, 40 kilómetros en bicicleta y 10 kilómetros finales a pie. Joan Herp y Jordi Xammar navegarán en la bahía de Guanabara como dúo en la clase 470 de vela. «Es un sueño que teníamos desde pequeños, pero no pensábamos que iba a llegar tan pronto», cuenta Xammar.

«Sueño», la palabra tantas veces repetida para hablar de los Juegos. Los sueños cumplidos por unos y los que están por cumplirse en breve por los que ahora se han quedado a un paso. Hay revancha. Los jóvenes seguirán contando con el empujón del Programa Podium para Tokio 2020, proyecto que además se ha ampliado a Latinoamérica. Rafa Nadal, leyenda del deporte mundial y embajador del proyecto, les da un consejo: «Que luchen por sus sueños y que sean conscientes de que tendrán que superar muchos obstáculos. Pero detrás de un mal día hay uno bueno».