El Bernabéu dicta sentencia: Pitos para Bale y aplausos a Isco

El galés fue despedido otra con abucheos, mientras que la vuelta del malagueño tras un mes fuera ha sido recibida con alegría por el madridismo

Busquets e Isco luchan por un balón

Las grada del Bernabéu ha dejado claras sus preferencias durante el encuentro de esta noche. El madridismo ha despedido a Bale con una sonora pitada, después de otra actuación instrascendente como titular, y casi al mismo tiempo ha recuperado algo de optimismo sólo con ver salir del banquillo a Isco. El malagueño se ha llevado una ovación al comenzar su calentamiento y después la gente ha empezado a corear su nombre. Más aplausos cuando Solari lo ha llamado para entrar al campo y otra vez su nombre se ha empezado a cantar desde el fondo sur.

El malagueño llevaba un mes sin aparecer sobre el césped con el Real Madrid y su última aportación habían sido tres minutos intrascendentes en la goleada al Alavés. Las decisiones de Solari y una lesión en la espalda le dejaron fuera todo febrero y ahora ha vuelto, quizá a tiempo de ayudar en Champions.

Bale, por su parte, no está para nada a día de hoy y no pudo inquietar en ningún momento a Ter Stegen. Arrancó desde la derecha y a veces cambiaba su posición con Vinicius, pero el resultado fue otra sustitución y con jaleo en la grada.