El tridente contra el tamudazo

Cumplida la sanción de Neymar, el trío atacante del Barça se reencuentra para la fase final de la Liga.

Cumplida la sanción de Neymar, el trío atacante del Barça se reencuentra para la fase final de la Liga.

A Neymar se le ha visto últimamente celebrando el gol de Messi en el Bernabéu... pero desde su casa. Imitando la celebración del argentino con la camiseta en alto... en el vestuario. Haciéndose un tratamiento de «cupping», a través de una foto en las redes sociales; y jugando al fútbol... en el entrenamiento. Pero su penitencia ha terminado. La sanción de tres partidos por la roja en Málaga y los posteriores aplausos irónicos al árbitro ha llegado a su fin. «Está preparado para jugar», dijo ayer Luis Enrique. El tridente se reúne para los cuatro partidos que quedan, empezando por el derbi de hoy contra el Espanyol, a priori el compromiso más complicado que les queda a los azulgranas. Messi está enchufadísimo, Ney ha vuelto y Suárez busca poner fin a su racha de cinco partidos seguidos sin marcar. «Sus números no están relacionados sólo con el gol», lo defendió su técnico. La presencia de los tres delanteros como titulares no es sinónimo de éxito, pero casi. En Liga, han actuado desde el principio en 19 ocasiones, y han ganado 13. Y derrotas sólo suman una, contra el Málaga, que evitó la posibilidad de distanciar al Real Madrid. Neymar sí ha jugado, en Europa. En el partido de vuelta contra la Juve se fue llorando desconsolado tras el 0-0. Fue su última imagen sobre el césped.

Ganar en el Bernabéu supuso una vida extra para la Liga, al menos para seguir presionando al líder. No caben más pinchazos si quieren revalidar el título, y el Espanyol no es el cliente más cómodo para cruzarse en su camino. Ya no se juega nada el conjunto de Quique Sánchez Flores, pero es un derbi, siempre especial. Los «pericos» ya aguaron la fiesta al vecino en una situación similar con el «tamudazo». Hace 10 temporadas del gol del escurridizo delantero en el Camp Nou que privó al Barça de Rijkaard de ganar una Liga. El duelo esta vez es en Cornellá, y desde aquel 9 de junio de 2007 el Barcelona ha jugado nueve veces como visitante contra el Espanyol, en las que ha logrado cinco victorias y cuatro empates. El último reparto de puntos fue el curso pasado: 0-0, duelo caliente que se extendió después al enfrentamiento copero. Hubo tensión y gestos desafortunados por ambos bandos, sobre todo el portero Pau en uno y Luis Suárez en el otro. La anterior visita de Luis Enrique allí se saldó con un 0-2. «Necesitamos salir con alta intensidad, y lo vamos a hacer», afirma el técnico.