Fútbol

Esprint hacia el Mundialito

Kroos y Khedira, que pueden compartir centro del campo en el partido de mañana en Ipurúa, se entrenaron ayer con el resto del equipo en Valdebebas
Kroos y Khedira, que pueden compartir centro del campo en el partido de mañana en Ipurúa, se entrenaron ayer con el resto del equipo en Valdebebas

Cuando Carlo Ancelotti asegura que los tres centrales son titulares o que Isco y James también lo son, aunque haya vuelto Bale, lo que quiere decir es que con la cantidad de partidos que tiene que disputar, todos los futbolistas van a descansar en algún momento. «Hasta Navidad va a haber rotaciones», ha asegurado el entrenador, y las habrá mientras las lesiones lo permitan. El equipo técnico quiere evitar el cansancio de un equipo que empieza a sumar minutos porque no queda más remedio debido a los múltiples compromisos que tiene esta temporada. El futbolista que más ha jugado del Barcelona es Messi, que suma 1.326 minutos. En el Madrid, hasta ocho jugadores superan esos registros (Kroos, Casillas, Ronaldo, James, Modric, Marcelo, Ramos y Benzema). Además, Bale y Pepe también pasan la barrera de los 1.000 minutos. En el Barcelona, segundo en la Liga y que está disputando «Champions» y Copa del Rey, además de Messi, sólo Alves ha superado esa cifra.

Ancelotti quiere medir el tiempo de juego de todos, pero la cantidad de encuentros no disminuye. Hasta el descanso por vacaciones en diciembre, el Real Madrid juega un esprint que acaba en el Mundialito que se disputa en Marruecos a finales de mes. Es el título con el que se pondría fin a un año fantástico y el gran objetivo de los blancos, después de la Supercopa de Europa conquistada en verano. El campeón de Europa tiene que jugar una semifinal y si se clasifica, lo más probable, lo más lógico, es que disputara la final contra San Lorenzo.

Hasta entonces, le quedan siete partidos (cuatro de Liga, dos de «Champions» y uno de Copa). El esprint empieza mañana en Ipurúa, contra el Eibar, que vive una fiesta, y acabará el viernes 12 en Almería. Y los futbolistas vienen de los viajes y los partidos de las selecciones. «Estos jugadores son capaces de jugar muchos partidos a gran nivel y no les afecta de un partido a otro», decía ayer Eneko, lateral derecho del Eibar. El plan de Ancelotti es mantener la tensión, conservar el liderato, y si es posible, aumentar la distancia con el resto: «Las ganas que tenemos de ayudar al compañero nos hacen más grandes. Estamos muy bien y nos ayudamos muchísimo dentro del terreno de juego, pero sabemos que para que siga así debemos continuar trabajando, defendiendo y marcando goles. Nuestro objetivo es ganar todo, pero para eso hay que trabajar», explicaba ayer Marcelo en la televisión del Madrid.

Son partidos perfectos para dar descansos, permitir minutos a los que menos están jugando o que jugadores como Jesé, que ya se entrena con el grupo, tenga minutos en partidos oficiales. Con la clasificación de «Champions» lograda y con la vuelta de Copa, ha llegado su momento.