Fórmula 1

Honda y McLaren reaccionan: Alonso completa 37 vueltas y quedó duodécimo

El asturiano pudo llevar a cabo un programa más o menos razonable un viernes de carrera aunque la fiabilidad todavía es algo que presenta muchas dudas

Lewis Hamilton durante la segunda sesión de entrenamiento
Lewis Hamilton durante la segunda sesión de entrenamiento

En la primera jornada de entrenamientos libres del Gran Premio de Australia, las cosas mejoraron mucho, es decir, tanto McLaren como Honda, y en consecuencia Alonso, alejaron los fantasmas que recorrieron sus cabezas estos días atrás

Estas dos últimas semanas han debido ser frenéticas en las fábricas de la escudería inglesa y el suministrador de motores japonés. Los resultados de la pretemporada fueron desastrosos y regresaron a casa sin conocer apenas nada del nuevo monoplaza y, sobre todo, con unos gravísimos problemas de fiabilidad y prestaciones en la unidad de potencia. Pero en la primera jornada de entrenamientos libres del Gran Premio de Australia, las cosas mejoraron mucho, es decir, tanto McLaren como Honda, y en consecuencia Alonso, alejaron los fantasmas que recorrieron sus cabezas estos días atrás. El español completó 37 giros y quedó en mitad de la tabla, 12º, algo completamente inesperado viendo los nulos avances que mostraron en Barcelona durante los ensayos invernales.

El asturiano pudo llevar a cabo un programa más o menos razonable un viernes de carrera (lo vivido en pretemporada fue inusual) aunque la fiabilidad todavía es algo que presenta muchas dudas. Ayer Vandoorne sólo pudo dar 14 vueltas en la primera sesión y 33 en la segunda. Los de arriba, Mercedes y Ferrari, fueron capaces de registrar casi el doble, y por supuesto, rodar en unos tiempos estratosféricos para McLaren que, en su mejor caso, Alonso quedó a 2,3 segundos del mejor.

Hamilton dominó los tiempos por delante de su compañero Bottas en la primera sesión, y de Vettel en la segunda. El alemán demostró que el Ferrari ha mejorado, pero lo cierto es que todavía rueda a medio segundo del Mercedes, que señaló recientemente que sus motores han incrementado la potencia casi en 50 cv.

La sorpresa (cada vez menos) la dio Carlos Sainz, que acabó séptimo a 1,4 segundos de la cabeza en la segunda tanda y fue capaz de completar 54 giros para comprobar que el nuevo motor Renault es fiable y puede ofrecer un buen rendimiento. “Se nota mucho que esta nueva generación de coches es mucho más rápida que la del año pasado ¡He hecho la mejor vuelta de mi vida en Melbourne esta tarde y es solo la segunda sesión de entrenamientos libres! Tenemos aún mucho margen de mejora, pero es muy emocionante conducir el STR12”, afirmó el madrileño.