Mercedes no se fía de Ferrari

Lewis Hamilton hoy, en el podio tras ganar el Gran Premio de Bahréin.
Lewis Hamilton hoy, en el podio tras ganar el Gran Premio de Bahréin.

Hamilton ganó, por delante de Raikkonen y Rosberg. La escudería italiana cada vez está más cerca. Alonso fue undécimo y Merhi, decimoséptimo. Sainz se retiró.

La temporada de F-1 no promete ser un paseo triunfal para Hamilton y Mercedes. La amenaza de Ferrari es real y lo demuestra el pobre rendimiento de Rosberg, que ayer ya no pudo contener a Vettel y tampoco a Raikkonen. El alemán se ha convertido en la primera víctima de la nueva «Scuderia» y en Maranello prometen no parar ahí. Vettel le arrebató el sábado el segundo puesto a su compatriota y en carrera ambos mantuvieron un bonito duelo que en primera instancia ganó el equipo italiano por estrategia, aunque, sorprendentemente, Vettel se encargó de estropearlo después de cometer varios errores de conducción que le obligaron a realizar una parada extra en boxes. Una actuación impropia del cuatro veces campeón que, reconocido por él mismo, no estuvo a la altura. Para entonces Hamilton había puesto tierra de por medio, pero no la distancia que él habría querido. Y cuando Rosberg pensaba que respiraba y tenía la carrera «arreglada» apareció la amenaza de Raikkonen, que realizó una prueba increíble. En el último tercio del Gran Premio recortó los doce segundos de desventaja que tenía con el alemán. Cuando lo tuvo a tiro, el de Mercedes falló, se pasó de frenada (reportó problemas de frenos por radio...) y Kimi le pasó sin compasión. Lo hizo a dos vueltas del final y así terminó la carrera. Con este resultado, Hamilton se escapa en la general, pero lo cierto es que Ferrari ha evolucionado más de lo esperado por Mercedes, que ahora se encuentra en una situación algo incómoda. Su segundo piloto es incapaz de frenar a Vettel y Raikkonen y eso se traduce en que, en la negociación para renovar a Hamilton (que se encuentra en pleno proceso), el inglés tiene todas las de ganar. Hablamos de 40 millones de euros anuales, una cantidad que el constructor no está dispuesto a pagar. A menos que el fabricante alemán, que también suministra motores a Williams, dé algo al equipo inglés para ponerse a la altura de los italianos. Pero este último extremo no parece viable todavía. Hamilton ganó por delante de Raikkonen y Rosberg.

En Ferrari no sólo han mejorado sus prestaciones, sino que también lideran la batalla en boxes, ya que ayer Raikkonen fue el más rápido en sus dos paradas. Frente a frente, sacó un segundo a Hamilton y algo más a Rosberg.

Por detrás, y a cierta distancia, Williams parece estancado mientras que todo el sufrimiento, al margen de la gravedad del «caso McLaren», se lo están llevando los equipos que montan motores Renault. Red Bull y Toro Rosso no están finos y esperan mejorar en el Gran Premio de España, primera carrera que se disputa en Europa y cita que tradicionalmente recibe las primeras grandes evoluciones de la temporada. Sin embargo, los límites impuestos por la FIA no dejan mucho margen a la esperanza.

Restan tres semanas para el siguiente asalto y el trabajo en las fábricas tomará ahora todo el protagonismo. Mercedes domina la escena, aunque sin la autoridad del año pasado y está claro que temen a Ferrari. El hecho de que Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen estén muy cerca entre sí es la prueba más evidente. Mientras tanto, la campaña italiana contra Fernando Alonso se modera, aunque todavía quedan ciertos rescoldos.