Fórmula 1

El secuestro olímpico de la suegra de Ecclestone

Algunos medios locales indicaron que los secuestradores piden un rescate por valor de 120 millones de reales (unos 39,5 millones de dólares).

Bernie Ecclestone
Bernie Ecclestone

La suegra del empresario británico Bernie Ecclestone, presidente de la empresa que administra el campeonato mundial de automovilismo en Fórmula Uno, fue secuestrada en Sao Paulo.

Los secuestros en Brasil están a la orden del día, pero se convierten en noticia cuando la secuestrada es la suegra del hombre más influyente de la Fórmula-1, Bernie Ecclestone. Aparecida Schunck, de 67 años, es la madre de Fabiana Flosi, tercera mujer del empresario británico. La brasileña fue secuestrada el pasado viernes en su residencia en el barrio de Interlagos, en Sao Paulo. Sus captores ya se han puesto en contacto con la familia y exigen un rescate millonario: 120 millones de reales, unos 33.165.600 euros, según Reuters.

El patrón de la Fórmula-1 posee una fortuna estimada en 3.100 millones de dólares, según la revista «Forbes», y es uno de los hombres más poderosos del mundo del motor. En 2011 llegó a ocupar el cuarto puesto entre los hombres más ricos del mundo, con una fortuna estimada en 4.200 millones de dólares.

La Policía brasileña hace frente a diario a este tipo de actividades delictivas, que en la mayoría de los casos se resuelve con unos pocos cientos de dólares por la liberación de las víctimas. Pero, conociendo el poder adquisitivo de la familia de la secuestrada, no extraña que el rescate alcance una cifra tan desorbitada, la mayor exigida en Brasil, según los informes policiales. Según una fuente cercana a la investigación, los delincuentes habrían exigido a Ecclestone el dinero del rescate en libras esterlinas y dividido en cuatro bolsas de plástico, según publica el diario alemán «Bild». De momento, ni el empresario ni su mujer han hecho declaraciones oficiales, aunque se espera su llegada a Sao Paulo en las próximas horas.

Ecclestone, de 85 años, y Flosi, de 42, se casaron hace cuatro años, tras conocerse tres años antes en el Gran Premio de Brasil en Interlagos, donde ella trabajaba como directora de marketing para la F-1 de Brasil. El primer matrimonio del británico, en 1952, fue con la operadora de telefonía Ivy Bramford, con la que tuvo a su primera hija, Debbie, actualmente de 59 años. Un matrimonio que se rompió en la década de los 60, cuando conoció a la joven asiática Tuana Tan, de diecisiete, con la que estuvo hasta que inició su romance con la modelo croata Slavica Radic. Con ella convivió 24 años y tuvieron dos hijas, Tamara y Petra. Su divorcio fue uno de los más caros de la historia de Reino Unido (594 millones de libras). Tras ella, en agosto de 2012, llegó su enlace con Flosi.

Entre sus propiedades, el magnate de Reino Unido es dueño de un chalé valorado en 23 millones de libras en la estación de esquí de Gstaad. En octubre de 2013 vendió su avión privado, un Gulfstream G650, capaz de volar sin hacer escalas desde China a Gran Bretaña, por 43 millones de libras al dueño del Leicester City, Vichai Srivaddhanaprabha. En 2014 pagó 60 millones de libras a un tribunal alemán para poner fin a un juicio en el que fue acosado de sobornar a un banquero alemán con 26 millones de libras para asegurar que una empresa participara en la Fórmula-1.