Vettel, en la senda de Fangio

El alemán logró su cuarta corona mundial tras ganar en India. Alonso acabó undécimo

El de Red Bull celebró en la recta su victoria, algo que le costó una multa. Foto: Efe/Red Bull
El de Red Bull celebró en la recta su victoria, algo que le costó una multa. Foto: Efe/Red Bull

Hace años que no sale a la escena de la F-1 un piloto tan determinante como Sebastian Vettel. Desde que tenía 15 años venía avisando de todo lo que podía hacer al volante de un monoplaza. Fernando Alonso y Lewis Hamilton hicieron algo similar en categorías inferiores, pero nunca fueron tan apabullantes como el alemán. Desde que tiene 15 años cuenta con el apoyo de Red Bull, que año tras año, pagó las facturas de todas las carreras en las que competía. Y en cada campeonato no tenía rival. Hacia cosas increíbles y a día de hoy, nadie discute las maneras del alemán. Era cuestión de tiempo, la guinda a un proyecto que empezó a fraguarse en 2007 y que en apenas seis años ha pasado a dominar un deporte en el que equipos tan consolidados como Ferrari, Williams y McLaren reinaban sin concesiones.

Cuatro títulos consecutivos

Vettel consiguió su cuarta corona en India y lo hizo de forma consecutiva. Desde que alcanzara su primer título en 2010 no ha dejado de ganar. Sólo Fangio y Schumacher lograron cuatro campeonatos de forma sucesiva, pero en ningún caso lo hicieron desde su primer cetro. Con sólo 26 años ha roto esquemas en esta especialidad. Destronó a Alonso al ser el bicampeón más joven de la historia en 2011, luego a Senna como tricampeón en 2012 y, ayer, al mismísimo Alain Prost como tetracampeón.

En Alemania, cuando Schumacher anunció su retirada en 2006, esperaban varias décadas de sequía en cuanto a pilotos. Sin embargo, no han tenido que esperar tanto tiempo para que uno de los suyos entre en la historia de esta categoría. Con este título, Red Bull certifica un proyecto en el que se han invertido muchos millones de euros y del que, de momento, sólo ha salido Vettel como figura indiscutible. El resto se quedó en el camino. Muchos de sus críticos afirman que el alemán siempre contó con el mejor coche, pero lo cierto es que su compañero Webber también contó con la misma máquina y sus resultados no han sido los mismos. Cuentan de él que es un piloto frío y que sale de los circuitos con cientos de datos técnicos que estudia por las noches en la habitación del hotel para mejorar la configuración del monoplaza y así alcanzar la máxima competitividad posible. Es el colofón a un proyecto que nació cuando el propietario de una marca de bebida energética decidió invertir en la Fórmula-1 de una manera diferente. El equipo tiene un modelo de gestión del que deberían empezar a aprender «clásicos» como McLaren o Ferrari y una forma de hacer marketing que nada tiene que ver con el resto. Y una cosa tenían clara. Debían tener el mejor coche y para ello fueron capaces de convencer a Adrian Newey para que abandonara McLaren y apostara por ellos. Actualmente, el diseñador estrella gana más que los dos pilotos juntos y, lo que es mejor, han sentado las bases para extender su dominio mucho más tiempo. No sólo han ganado la batalla en la pista sino también en los despachos, un poder que antes ostentaba Ferrari ante la todopoderosa Federación Internacional del Automóvil (FIA). La temporada 2013 no ha resultado una campaña fácil para el alemán, ya que el RB9 no era el mejor coche desde el principio. Pero supo mantener el tipo y conservar la frialdad necesaria para no alejarse de los primeros puestos. Sin duda, y reconocido por Newey, el cambio en los neumáticos Pirelli terminó por favorecer el desarrollo del monoplaza y eso se tradujo en seis victorias consecutivas, que hay que sumar a las cuatro conseguidas anteriormente. En total, 10 victorias de 16 posibles. Todo un récord. El cuarteto formada por Chris Horner, Adrian Newey, Sebastian Vettel y el director de orquesta en la sombra, Helmut Marko (representante de Red Bull), es muy difícil de batir a día de hoy.

El cambio de reglamento parece incluso beneficiarles, ya que en 2014 continuarán con los motores Renault, una asociación que parece pasar inadvertida, pero que resulta más importante que nunca. Vettel ya es tetracampeón y ahora ya nadie duda de que pueda superar los cinco títulos de Fangio y por qué no, alcanzar o superar los siete de Schumacher.

Ferrari espera a Vettel para 2016

En la F-1 el amor para toda la vida no existe e incluso es más que recomendable cambiar de aires como sucedió con McLaren y Hamilton. Red Bull y Vettel están completando un ciclo plagado de éxitos que dejará huella en este deporte: por la determinación del piloto; el desarrollo de una escudería que partía casi desde cero; y la superioridad técnica demostrada a la hora de diseñar el monoplaza. Pero los ciclos terminan y en 2014, año en el que el reglamento cambia por completo, la incertidumbre es total. El rumor en el paddock, y sobre todo en Italia, es que Vettel fichará por Ferrari en 2016 y llegará a Maranello con 28 años y quizás algún título más.

La próxima semana regresará la Fórmula 1 y lo hará en Abu Dabi el domingo a las 14:00 h.

Clasificación:

1. Vettel Red Bull-Renault 1h31:12.187

2. Rosberg Mercedes + 29.823

3. Grosjean Lotus-Renault + 39.892

4. Massa Ferrari + 41.692

5. Pérez McLaren-Mercedes + 43.829

6. Hamilton Mercedes + 52.400

7. Raikkonen Lotus-Renault + 1:07.900

8. Di Resta Force India-Mercedes + 1:12.800

9. Sutil Force India-Mercedes + 1:14.700

10. Ricciardo Toro Rosso-Ferrari + 1:16.200

11. Alonso Ferrari + 1:18.200

12. Maldonado Williams-Renault + 1:18.900

13. Vergne Toro Rosso-Ferrari + 1 vuelta

14. Button McLaren-Mercedes + 1 vuelta

15. Gutiérrez Sauber-Ferrari + 1 vuelta

16. Bottas Williams-Renault + 1 vuelta

17. Chilton Marussia-Cosworth + 2 vueltas

18. Bianchi Marussia-Cosworth + 2 vueltas

19. Hulkenberg Sauber-Ferrari + 6 vueltas