Deportes

Joaquín, un imán publicitario al borde de los cuarenta

El futbolista del Real Betis también participa en diferentes campañas solidarias

Joaquin Sánchez, en un partido con el Real Betis.
Joaquin Sánchez, en un partido con el Real Betis.AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Cuando menos se lo podía esperar, al final de su carrera, en plena madurez deportiva y activo en el Betis casi a los cuarenta años, el futbolista Joaquín Sánchez se ha convertido en un imán publicitario atractivo para muchísimas marcas que han visto en su figura un reclamo importante para vender sus productos.

En los últimos tiempos se ha podido ver a Joaquín protagonizar campañas de primer nivel en diferentes firmas que se disputan su trabajo para atraer compradores. La limpieza y la transparencia de su carácter no ha pasado desapercibido en un sector del mundo empresarial, que sabe que una personalidad como la del jugador del Betis es un reclamo espectacular para atraer clientes.

Joaquin acapara apariciones en marcas como Aurgi, Gillete, EAS Electric o Finetwork. En todas encabeza la promoción de productos tan diversos como neumáticos, maquinillas de afeitar, alimentación, televisiones o electrodomésticos. Pero ahí no acaba la lista. Esas son sus últimos trabajos más visibles y hoy en día hay pocos deportistas con la posibilidad de acceder a esa cantidad de empresas.

Su cuenta de Instagram, con más de 3′3 millones de seguidores captados a base de publicaciones frescas marcadas por el buen sentido del humor, es también un atractivo para las marcas, que pagan altas cifras por una imagen con uno de sus productos.

En este caso, a Joaquín se le ha podido ver hablar y posar en su red social con firmas de la talla de Jaguar, aunque también utiliza ese altavoz con fines solidarios. No todo es vender para el futbolista andaluz. También colabora de manera altruista y ha participado en campañas contra el cáncer, contra la violencia machista, a favor de la Cruz Roja, de ayuda contra el tsunami de Indonesia o de Unicef, entre muchas otras.

Eso forma parte de su carácter y también explica por qué las empresas quieren contar con él para vender sus productos. Aparte, claro está, de por su trayectoria profesional: 21 años en el fútbol profesional en equipos de primer nivel como el Betis, el Valencia, el Málaga o el Fiorentina marcados por el arte que desarrolla sobre el césped que le ha llevado a jugar con España dos Mundiales y dos Eurocopas.

Pero, desde el punto de vista de un experto, ¿cuáles son las verdaderas virtudes de Joaquín para una marca? ¿Por qué es tan atractivo para vender productor? ¿Qué hace que muchas empresas se peleen por contar con el jugador del Betis? Alfonso Cuenca, redactor creativo de Publicis con dos décadas de experiencia en el sector, lo tiene claro.

Conecta muchísimo con determinado estrato de la sociedad española. Es muy transversal. Probablemente conecta más con gente de una determinada edad. Pero no por ello deja de conectar con gente joven. Desde luego, que las marcas que le cogen están dirigidas a un público más maduro, es un poco donde Joaquín tuvo su auge. Gente de treinta para arriba”, explica. “Sobre todo, lo que tiene es que es una persona que se muestra campechana. Es una palabra que a la gente le encanta en España. Se muestra muy abierto, muy simpático, con ese carácter andaluz, sus chistes... representa eso que a la gente le gusta”, agrega.

Pero, para Cuenca, es muy importante que Joaquín es un personaje que siempre está fuera de polémicas, algo de lo que salen espantadas las marcas. “Las empresas suelen huir de las polémicas. Por muy famoso que sea el personaje, no quieren imanes para la polémica. Las marcas se cuidan mucho de eso”, apunta. En ese sentido, Joaquín representa todo lo contrario. A juicio de Cuenca, el jugador del Betis precisamente conecta con un público muy familiar, sin malicia que, unido a que “no deja de ser un ídolo del deporte”, se convierte en un “auténtico caramelito” para muchísimas firmas.

El único problema que puede tener Joaquín es la sobre explotación, o lo que en publicidad denominan “morir de éxito”. Para Cuenca, es el único riesgo que puede tener el futbolista verdiblanco por aparecer en demasiadas campañas. Sin embargo, tampoco llega a ser del todo malo. “Cuando una figura empieza a aparecer en diferentes marcas, pierde valor y puede restar de credibilidad. Pero eso al fin y al cabo, es morir de éxito y está bien”.

¿Y es Joaquín válido para todas las marcas? La respuesta es que no, porque depende del producto, pero sin conectar con todas, conecta con muchísimas, dice Cuenca. “En muchas marcas no estaría jamás, pero en la mayoría sí. Todas aquellas marcas, que el humor no vaya con ellas, probablemente Joaquín no entre porque con él va el humor implícito. Marcas que van en contra del humor, Joaquín no funcionaría. Al final, el resumen es que con todas las marcas no, pero con muchas sí”.

Y en esas anda Joaquín. Recientemente ha ampliado su contrato un año con el Betis y la próxima temporada jugará con cuarenta vestido de corto. Los cumplirá el 21 de julio, ese mes con un nombre tan icónico en su historial humorístico que sirvió para impulsar una imagen limpia y atractiva para las marcas. Joaquín no habrá cogido una raqueta en su vida, pero, como imán publicitario, es una máquina.