3-0. James ilumina el último trámite

Un golazo del colombiano alegró la victoria, sin ninguna emoción, del Madrid contra el Almería.

Era miércoles, no se sabía si hacía frío o calor y en el Bernabéu no pasaba nada. El partido del Almería se trató como un asunto sin importancia, un trámite entre la rotunda negación de la sanción de la FIFA de por la mañana y el choque del Sevilla y todo lo que se avecina después. El campo estuvo lejos de llenarse y toda la tarde se vivió con una calma excesiva. A Carlo Ancelotti se le torcía el rostro en la banda mientras sus jugadores trotaban por el campo y el Almería veía que pasaba el tiempo y sí, milagrosamente, nada sucedía. Eso era lo mejor que le podía pasar al equipo andaluz. Está también metido en otros problemas, con esos tres puntos que no sabe si tiene y quería pasar por el campo del Madrid sin sufrir mucho daño. La goleada que se llevó el Granada ha marcado al resto de contrincantes que visitan el Santiago Bernabéu. Una derrota no causa dolor. Lo importante es salir del campo sin haber naufragado.

Y durante 44 minutos el Almería, muy ordenado atrás y sin mordiente, aguantaba el empate y apenas había recibido disparos. El encuentro era tan así que hubo un saque de banda en la zona izquierda que Coentrao y James sacaron a la vez con un balón cada uno.

No pasaba nada, hasta que James pilló ese balón que caía al borde del área, arregló la noche y evitó cualquier susto. El colombiano ahora mismo está en todo en el Madrid: juega como nadie, se asocia con sus compañeros y llega al área con la eficacia de un delantero centro. Tuvo un remate de cabeza que se marchó fuera por poco, pero después, en el minuto 44, cuando el Bernabéu empezaba a temer que llegaba el descanso sin goles, pegó un zambombazo espectacular. Cuando fue sustituido en la segunda mitad, la afición del Madrid le dedicó la mayor ovación.

Después el equipo de Ancelotti acabó con tres tantos porque en la segunda mitad Kroos dio un paso adelante y el resto del equipo le puso más ganas. Pero antes había sido un equipo con el balón y sin profundidad. Con los laterales suplentes, con Illarra al lado de Kroos, le faltó mucha llegada. Pepe recibía instrucciones del técnico y después, con gestos, pedía a sus compañeros que abrieran el campo. Todos los jugadores de ataque tendían al centro y allí no había sitio para nadie entre los madridistas y la defensa de cinco con la que se cerraban los visitantes. Jesé tenía la derecha como punto de partida, pero su cuerpo le pide irse al centro y, además, aún le falta para ser el futbolista que desborda con alegría a los rivales. El Madrid firmó una primera mitad más que burocrática, siempre con la tranquilidad que le daba tener un contrario que sólo pisó el área de Keylor Navas cuando ya tenía todo perdido. Nunca fue valiente el Almería y eso permitió al Madrid tomarse todo el tiempo del mundo.

Aunque Ancelotti insistía en que este partido cuenta como los cuatro que vienen ahora, nadie se lo creyó. Ni el público ni tampoco los futbolistas, que saben que tienen que medir los esfuerzos. Algo cambió la segunda mitad. Kroos pisó el área y de ahí nació el segundo gol blanco. Su pase atrás lo remató a su portería Dos Santos. El público coreó el nombre de Ronaldo porque creía que lo había metido él, pero el portugués lo negó con el dedo. No tuvo su mejor día Cristiano, al que le cuesta tomarse con calma cualquier partido. Cuando hizo el gol Arbeloa, Ronaldo pegó con rabia una patada a la red. Él se iba a quedar sin marcar.

El tanto del defensa resume el choque. Arbeloa sube al área cuando sabe que no tiene nada que perder por atrás. Remató en la posición de delantero centro un buen pase de Chicharito y cerró una tarde de la que sólo quedará en la memoria el trallazo de James casi en el descanso. Luz en un día de transición hacia las batallas definitivas.

Ficha técnica:

3 - Real Madrid: Keylor Navas; Arbeloa, Pepe, Varane (Nacho, m.86), Coentrao; Kroos, Illarramendi (Lucas Silva, m.65), James Rodríguez (Isco, m.65); Jesé, 'Chicharito' Hernández y Cristiano Ronaldo.

0 - Almería: Rubén Martínez, Ximo Navarro, Trujillo, Mauro, Dubarbier, Verza (Azeez, m.66), Thomas (Espinosa, m.62), Corona, Mané, Édgar (Zongo, m.58) y Hemed.

Goles: 1-0, M.45: James Rodríguez. 2-0, M.49: Dos Santos, en propia meta. 3-0, M.85: Arbeloa.

Árbitro: Ignacio Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Amonestó a Coentrao (m.76).

Incidencias: Partido disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 63.813 espectadores. Los jugadores de ambos equipos saltaron al campo con camisetas en las que se leía el lema 'Todos con Nepal' en homenaje a las víctimas por el terremoto que ha azotado el país asiático. En su memoria se guardó un minuto de silencio. Javier Fernández, campeón mundial de patinaje artístico, hizo el saque de honor.