4-0. Festival Atlético

Objetivo cumplido. Victoria rotunda. Partido más sencillo de lo previsto y a jugarse el primer puesto en Turín el día 9.

Objetivo cumplido. Victoria rotunda. Partido más sencillo de lo previsto y a jugarse el primer puesto en Turín el día 9. El Atlético se tomó cumplida venganza de la derrota de Atenas, minimizó al Olympiacos, al que superó en todas las facetas del juego, y firmó un triunfo de los que gustan en competición europea. Firmeza, goles y muy buenas sensaciones. Para Míchel fueron un suplicio los noventa minutos. Para Simeone las conclusiones debieron de ser muy positivas.

El Cholo no hizo concesiones. Raúl García a jugar; Griezmann, en el banquillo y Tiago –se había especulado con la opción de Mario Suárez– a organizar el cotarro en el centro del campo con Gabi. También estaban –no había bautizo posible– Arda y Koke para poner el toque de distinción a la causa. Y arriba, el guerrillero Mandzukic, preparado para pelearse con los defensores griegos, le duela el cuello, la cabeza o el alma. El Atlético, pues, en estado puro para medir fuerzas con el equipo de Míchel, que aterrizó en Madrid lanzando piropos a troche y moche sobre las excelencias rojiblancas de Simeone, y que abandonó el Calderón algo contrariado por cómo se desarrolló el partido y por el comportamiento de sus jugadores. No dieron la talla.

Porque el Olympiacos salió dormido, desconcentrado, sin tensión y el Atlético se fue adueñando del partido con juego, con recursos y con personalidad. La banda derecha se convirtió en un pasillo real para que Juanfran y Arda hicieran diabluras. El turco anda en un momento espléndido. Genial. Espectacular en lo individual y en lo colectivo. Se asoció con sus compañeros e intervino en dos de los goles. Cuando le cambió Simeone, el público reconoció sus méritos y su excelente fútbol con una gran ovación. Fue uno de los protagonistas.

El otro fue Mandzukic. El croata marcó tres goles y se marchó feliz. Simeone siempre pondera su trabajo, su capacidad de sacrificio y lo mucho que aporta al colectivo. Su primer gol fue a centro de Ansaldi desde la izquierda, aunque anoche el Atlético fue un equipo de derechas. Se anticipó a Botía –muy deficiente ayer– y batió a Roberto, que en el gol de Raúl García, a pase de Arda, que abrió el marcador, estuvo dubitativo. No fue la noche del ex rojiblanco. Tampoco sus defensas le ayudaron en exceso.

Con dos goles de ventaja, Míchel se vio obligado a mover el banquillo. La mala imagen de su equipo. Las carencias en el juego ofensivo y en el centro del campo, acompañadas del desbarajuste defensivo, obligaban a poner remedios. Pero las entradas del valenciano David Fuster y de Kasami tampoco aportó nada.

El partido estaba como le gusta al Atlético. Había entrado Mario Suárez por Tiago y los rojiblancos mandaban. Sólidos en defensa, con Gabi más entonado y con Arda en mariscal de campo, no había lugar a la sorpresa. Un cabezazo de Mitroglou, lo único del delantero griego, tuvo respuesta con el tercer tanto. Desde la derecha puso la pelota Arda, tras combinar con Koke, para que Mandzukic cabeceara con fuerza.

Y el Olympiacos se derrumbó. Una falta lanzada por Gabi y otro cabezazo del croata para cerrar su cuenta. Tres goles en su noche más grande. Después llegaron los cambios y más ocasiones. Fue un festival con música croata y guitarra turca.

- Ficha técnica:

4 - Atlético de Madrid: Moyá; Juanfran, Giménez, Godín, Ansaldi; Arda (Raúl Jiménez, m. 66), Tiago (Mario Suárez, m. 46), Gabi, Koke; Raúl García y Mandzukic (Griezmann, m. 69).

0 - Olympiacos: Roberto; Elabdellaoui, Botía, Abidal, Masuaku; N’dinga, Maniatis (David Fuster, m. 46); Milivojevic, Afellay (Kasami, m, 46), ‘Chori’ Domínguez (Bouchalakis, m. 72); y Mitroglou.

Goles: 1-0, m. 9: Raúl García remata un centro de Juanfran. 2-0, m. 38: Mandzukic remata un envío desde la izquierda de Cristian Ansaldi tras un fallo en el despeje de Alberto Botía. 3-0, m. 62: Mandzukic cabecea un centro de Arda Turan. 4-0, m. 65: Mandzukic cabecea una falta lateral lanzada por Gabi.

Árbitro: Wolfgang Stark (Alemania). Amonestó al local Ansaldi (m. 15) y a los visitantes N’Dinga (m. 54) y David Fuster (m. 56).

Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada del grupo A de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 53.000 espectadores.