Actualidad

Ter Stegen salva al Barcelona en Dortmund (0-0)

El problema fueron las sensaciones que dejó el conjunto de Valverde, que sacó su cara europea en los partidos fuera de casa.

El problema fueron las sensaciones que dejó el conjunto de Valverde, que sacó su cara europea en los partidos fuera de casa.

Publicidad

Salió vivo el Barcelona de Dortmund, con un empate contra el rival más duro del grupo y en campo rivao. Es decir, visto así, una buena noticia. El problema fueron las sensaciones que dejó el conjunto de Valverde, que sacó su cara europea en los partidos fuera de casa. Ya saben.

Si no perdió fue porque tiene un portero espectacular, que paró un penalti tirándose abajo, en la segunda parte y después, además, recogió el rechace para evitar cualquier amenaza. Ter Stegen suele ser un seguro de vida para estos encuentros en los que el Barcelona no ve salida al balón y prefiere el aburrimiento a cualquier otra cosa. Sacó un punto y la clasificación (viendo el otro partido del grupo, que terminó en empate) no parece complicada. Pero necesita cambiar el equipo de Valverde, que suma partidos buenos en casa en Liga con salidas con muchas lagunas.

El Borussia, en su campo, quiere correr y hacer de la pasión su mejor arma. El partido a cien, todos a una, sin dejar respirar al rival. Valverde, que se lo temía preparó un choque con tres medioscentro: Busquets,. Arthur y De Jong echado a la banda derecha, donde se le ve fuera de sitio. Messi salió en la segunda parte y fue Ansu Fati el delantero titular junto a Luis Suárez y Griezmann. No dejó nada el jovencísimo futbolista azulgrana durante los minutos que estuvo en el campo porque tampoco dejó nada su equipo en ataque. A Griezmann, por por ejemplo, se le vio más tiempo bajando a su área que controlando balones en le área rival. No encuentra su sitio el francés, pero no va a dejar de trabajar para conseguirlo. Está bien educado por Simeone. Valverde quería fútbol control y que las revoluciones del encuentro nunca fueron excesivas, porque consideraba que eso iba en su contra. Es un entrenador que prefiere la precaución al riesgo, aunque eso despierta a los críticos. Sabía Valverde que la Champions no se ganaba en Dortmund, aunque hubiera estado bien dejar un papel más dominante, de equipo que aspira, este año sí, al título de verdad. Sobre todo porque el Barcelona necesita quitarse esos fantasmas de los partidos fuera de casa.

Fue el Borussia quien tuvo las mejores oportunidades, porque fue un equipo más vertical. Alcácer es donde tienen que acabar las jugadas, pero el delantero español es algo más que un delantero centro, también baja a a participar en el juego del equipo. Cuando el Borussia no pudo correr no estuvo cómodo, pero cuando encontró el ritmo del partido, lo tuvo en su manod, sobre todo en la segunda mitad.

Publicidad

Semedo, al que le cuesta medirse, pisó a un rival en el área y el colegiado no dudó en señalar el penalti. Era el momento de más entusiasmo del Borussia. Durante la primera parte había sido superior, pero también es verdad que el Barcelona habíoa conseguido contagiar su ritmo durante mucho tiempo. Fue en la segunda mitad cuando metió una marcha más y durante unos quince minutos, tuvo el partido en sus pies. La pena máxima para que la tirase Reus tenía que ser definitiva.

Messi ya estaba en el campo, sus primeros minutos oficiales de la temporada. Salió al campo por Ansu Fati, por lo que Valverde ya demostró cuál va a ser el ataque del Barcelona en los momentos de verdad. También quitó a un mediocentro para dar paso a Rakitic y dar algo más de verticalidad a un equipo demaisado plano.

Publicidad

Fue la parada de Ter Stegen casi fin al partido. El Borussia se quedó sin ganas de más y el Barcelona no insistió. El empate le parecía la mejor de los resultados.