Suárez lleva paz al Barça

El centrocampista del Deportivo Alex Bergantiños  disputa un balón con el delantero brasileño del FC Barcelona Neymar Jr.
El centrocampista del Deportivo Alex Bergantiños disputa un balón con el delantero brasileño del FC Barcelona Neymar Jr.

Apoyado en una actuación estelar de Luis Suárez -cuatro goles y tres asistencias-, el equipo azulgrana se dio un festín a partir del 0-2, en el minuto 24.

Un poco de paz en el enredado Barcelona, algo que sólo los goles y los triunfos podían conseguir. Y en este equipo de Luis Enrique nadie como Suárez para marcarlos y como Messi para fabricarlos. Entre ellos dos y el juego de Iniesta, el líder de la Liga sigue siéndolo y corta su racha de cuatro jornadas seguidas sin ganar, con tres derrotas por el camino. Ese bache, bajón o lo que se quiera llamar ha llevado al Barça a perder toda la ventaja que le llevaba al Atlético de Madrid y al Real Madrid, aunque era tanta que todavía tiene tiempo de dejarlo en anécdota. Lo que no tiene es colchón: para ser campeón sin pensar en nadie más tenía que ganar los cinco partidos que le quedaban, que ya son cuatro después de derrotar al Dépor.

Está en una situación delicada el Barcelona, que no se explica qué ha podido pasar en el último mes. Según Luis Enrique, y lo defiende con malos modos por mucho que él lo niegue, no es una cuestión de físico. Son una suma de factores. El caso es que para el importante duelo de Riazor hasta Piqué, que se lo perdía por sanción, viajó con el equipo para dar ánimos, en plan líder, como se está mostrando en las últimas jornadas. Cerró los puños el central con el primer tanto de Suárez, extraño. El uruguayo forcejeó con Sidnei en un córner y al final sacó los brazos de más y le desequilibró. Pudo ver falta el árbitro. No lo hizo, como en un empujón dentro del área también al «9» azulgrana, y la acción continuó para que Suárez rematara con el pie a un metro de la portería. Algo falló para que pudiera hacerlo tan cerca en un saque de esquina. Después, el charrúa definió de maravilla una perfecta asistencia de Messi en una jugada rápida. Iniesta se la dio a Leo, que con un toque mágico de tobillo mandó la pelota recta, como si la llevara atada con una cuerda o hubiera un carril por el único camino por el que podía pasar, para la sentencia de Suárez.

No fue un gol cualquiera, porque llegó justo después de que el Deportivo metiera miedo, y mucho. Dos ocasiones seguidas de Borges bien pudieron acabar en la portería de Bravo, pero le faltó confianza en el remate. Fueron dos acciones clarísimas en un momento en el que el partido se volvió loco, mal negocio para este Barcelona que últimamente no tenía ni suerte. Contra el Valencia, por ejemplo, jugó bien y perdió. Menos ese rato, se desenvolvió bien el Barça ante un oponente ordenado. Combinó el Dépor el repliegue con momentos, los menos, en los que presionaba más arriba. Y se pasaban la pelota los azulgrana buscando encontrar los espacios. Lo hizo en dos ocasiones, engañando por un lado para atacar por otro. La primera la marcó Suárez; la segunda no acertó a rematarla cuando el pase de Alves era un regalo.

Se cumplió el deseo de Luis Enrique de empezar marcando y la ventaja de dos goles obligaba al Deportivo a arriesgar en la segunda mitad. Lo hizo en exceso. Jugaron más lanzados los de Víctor, con el riesgo que ello conlleva, y el castigo fue duro. Había espacio a la espalda de su defensa y más separación entre las dos líneas de cuatro. Todo ello lo explotó el Barça para sumar hasta la saciedad en las transiciones, y Suárez para acechar a Cristiano Ronaldo en la pelea por el pichichi. En cuatro se cerró la cuenta del delantero, asistido por Messi primero y por Neymar después. En medio de los tantos de Suárez llegaron el de Rakitic y la parada de Bravo a un lanzamiento claro de Lucas Pérez. Varias ocasiones más tuvieron los locales en un partido que ya esperaba a que los minutos pasaran y que Messi, Neymar y Bartra cerraron para convertirlo en la goleada del campeonato. El banquillo azulgrana sonrió después de mucho tiempo. Aprovechó el central la oportunidad, más que digno tras estar sin jugar desde el 12 de marzo. También Luis Enrique dio un merecido descanso a Iniesta, al que va a necesitar para esta recta final de la temporada.

Ganó el Barça en la Liga un mes después. Tiene que repetir cuatro veces para ser campeón.

- Ficha técnica:

0 - Deportivo: Manu Fernández; Laure, Sidnei, Navarro (Fayçal Fajr, min.57), Juanfran; Álex Bergantiños, Pedro Mosquera, Celso Borges (Jonás, min.70); Cani (Fede Cartabia, min.59); Oriol Riera y Lucas Pérez.

8 - Barcelona: Claudio Bravo; Dani Alves, Bartra, Mascherano, Jordi Alba (Adriano, min.70); Rakitic, Busquets (Rafinha, min.71), Iniesta (Sergi Roberto, min.58); Messi, Suárez y Neymar.

Goles: 0-1, min.11: Luis Suárez. 0-2, min.24: Luis Suárez. 0-3, min.47: Rakitic. 0-4, min.53: Luis Suárez. 0-5, min.64, Luis Suárez. 0-6, min.73: Messi. 0-7, min.79: Bartra. 0-8, min.81: Neymar.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea, del colegio vasco. Mostró amarilla a Cani (min.30), del Deportivo.

Incidencias: Partido de la trigésimo cuarta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio de Riazor ante 28.956 aficionados, informó el club coruñés. Antes del partido, se guardó un minuto de silencio por Rafael Taboada, capellán del Deportivo desde 1962.