Real Madrid

El entrenamiento invisible del Real Madrid

Los 12 días de parón que ha tenido el Madrid deben ser beneficiosos para afrontar los nueve partidos en 29 días que llegan ahora

Zidane, junto a algunos de sus futbolistas durante un entrenamiento en Valdebebas
Zidane, junto a algunos de sus futbolistas durante un entrenamiento en Valdebebas

El temporal y el mal estado de la cubierta de Balaídos han concedido al Real Madrid un paréntesis inesperado de 12 días. Una circunstancia muy poco habitual en la alta competición y un panorama que cambiará radicalmente para los blancos mañana, con el comienzo en Pamplona de un maratón de 9 partidos en los próximos 29 días. ¿Como afecta psicológicamente una inactividad tan larga e inesperada? ¿Volver a la competición con tres partidos menos disputados que el Barça es una presión añadida? ¿Cómo se asimila pasar de no competir a jugar cada tres días un mes entero? El psicólogo deportivo Marcelo Roffé aporta unas claves sobre este escenario en el que una serie de casualidades han colocado al Real Madrid.

«Una plantilla que está entre las mejores de Europa tiene que estar preparada para todo: balones distintos, lluvia, frío, calor... Las casi dos semanas de descanso son positivas, porque en la élite nunca hay pausa y es todo apresurado», reconoce el autor del libro «Formando a un líder de equipo». «Disponer de 12 días para entrenar es ideal para el técnico y los futbolistas. Al no tener el estrés de la competición hay tiempo para lo que llamamos entrenamiento invisible: descanso, preparación, nutrición, estudios más profundos a los jugadores», añade Roffé, convencido de que esta minipretemporada que ha tenido Zinedine Zidane debería ser beneficiosa para la segunda mitad del curso.

¿Pesará arrancar con tres partidos menos?

Si el Barcelona gana mañana por la tarde en Mendizorroza, el Madrid comenzaría su compromiso ante Osasuna como segundo clasificado. Algo que no es real del todo, pero sí que podría ser un lastre para los de Zizou. Responde el experto: «Psicológicamente no cambia nada. El Barcelona puede ponerse por delante, pero los blancos todavía tienen 9 puntos en juego. Se trata de ese tipo de obstáculos que pueden transformarse en cosas positivas», admite. Zidane ha trabajado en este sentido con sus chicos, enfocándolo en el sentido de que son tres partidos a su favor para hacerse fuertes en el liderato. El Madrid seguirá este fin de semana con dos choques menos en la tabla y, hasta el día 22, que juega en Mestalla, no recuperará el aplazado en diciembre por el viaje a Japón para la disputa del Mundial de Clubes. El del Celta todavía no tiene fecha y nunca se disputaría antes de mediados de marzo, el hueco más próximo que podría quedar libre si el Celta es eliminado en dieciseisavos de la Liga Europa.

¿Cómo se pasa de no jugar a no parar de hacerlo?

«Es un cambio de un extremo al otro, pero lejos de ser una noticia negativa es algo positivo haber podido parar antes del calendario infernal que les viene ahora», recalca Roffé, seguro de encontrar más aspectos beneficiosos que negativos en el «intermedio» vivido por el actual líder de la Liga a causa del aplazamiento del choque de Balaídos.

Este tiempo ha permitido a Zidane recuperar a todos sus lesionados, excepto a Gareth Bale, con el que el técnico admitió que hay que ir más despacio. Modric, Marcelo y Carvajal estarán disponibles para viajar a Pamplona. El galés espera llegar a tiempo para recibir al Nápoles en la ida de octavos de la Champions el próximo miércoles.