Champions League

El Sevilla, contra Higuaín

El Sevilla empieza su andadura en la Liga de Campeones con dudas, ambición y una visita a la Juventus, su verdugo de la edición pasada

Sampaoli dialoga con Nzonzi en el entrenamiento de ayer en Turín
Sampaoli dialoga con Nzonzi en el entrenamiento de ayer en Turín

El Sevilla empieza su andadura en la Liga de Campeones con dudas, ambición y una visita a la Juventus, su verdugo de la edición pasada

Por tercera vez en poco más de dos años visita el Sevilla Turín, ese Juventus Stadium donde ganó la Liga Europa en 2014 y donde en 2015 se estampó con la dura realidad de la Liga de Campeones, una competición que hasta ahora le ha venido grande. Abre el torneo el equipo de Sampaoli frente a la «Vecchia Signora», montaña inabordable el curso pasado en ese grupo de la muerte en el que también figuraba el Manchester City: demasiado dinero junto. Los italianos estarán en octavos, según todos los pronósticos. Los sevillistas pueden esta vez acompañarlos; a condición de no dejarse comer la merienda por el Dinamo de Zagreb ni, sobre todo, por el Olympique de Lyon.

Empezar el torneo en el campo del cabeza de serie no es una buena cosa... excepto si se consigue sumar algún punto que nadie en su sano juicio tiene presupuestado. Para ello, el Sevilla tendrá que hacer justo lo contrario a lo que hizo hace un año, cuando se presentó mansurrón y sin alma a la espera del descabello local, firmado por Morata en la primera parte y rubricado por Zaza en la segunda. No es que el grupo de Sampaoli –debutante en competición europea a sus 57 años– haya dado hasta ahora sensaciones para ser optimistas, pero en este bendito juego siempre caben las sorpresas: «Si el Alavés ganó en el Nou Camp...», se esperanzaba ayer el presidente Castro.

No muestra demasiada confianza en sus huestes un dirigente que acude a un ejemplo rayano en lo paranormal, pero es que el fútbol de posesión eterna que preconiza el nuevo entrenador del Sevilla ha emitido en este mes de competición señales intermitentes, ora soporíferas ora directamente trágicas: las dos victorias en Liga han llegado de milagro, el sábado en forma de ayuda arbitral, y los tres encuentros frente a rivales del fuste de la Juventus se saldaron con sendas derrotas sumarias. Aun así, el sevillismo espera el advenimiento del tiqui-taca ganador con la fe del adicto a los psicotrópicos que aguarda la aparición, en cualquier esquina de Las Vegas, de Elvis Presley en carne mortal. Hay gente «pa’ tó».

Samir Nasri, el fichaje más controvertido del muy controvertido verano de Monchi, ha causado baja para este choque en el que Vietto actuará como delantero titular para intentar espantar las dudas que dejó en el último partido Ben Yedder... y él mismo en el anterior. Se anuncia un problema para el Sevilla en la punta del ataque y otro en el mediocentro, donde Kranevitter no convence ni a Sampaoli, que fue quien lo pidió.

Juventus: Buffon; Barzagli, Bonucci, Chiellini; Dani Alves, Khedira, Pjanic, Lemina, Evra; Higuaín y Dybala.

Sevilla FC: Sergio Rico; Mariano, Nico Pareja, Rami, Escudero; Kiyotake, N’Zonzi, Sarabia; Vitolo, Mudo Vázquez y Vietto.

Árbitro: Deniz Aytekin (Ale).

Estadio: Juventus Stadium (20:45 horas, beINSports Max).