Eurocopa

España, una derrota que duele

El delantero español Diego Costa pelea por el control del balón con el eslovaco Martin Skrtel
El delantero español Diego Costa pelea por el control del balón con el eslovaco Martin Skrtel

La Selección perdió en Eslovaquia, en un partido en el que no acertó con el gol y en el que Casillas cometió un error de bulto s goles del delantero del Chelsea dan a España el triunfo en Eslovaquia, en un partido en que la Roja fue muy superior

España ha perdido el glamour, el encanto que tenía antes del Mundial. La Selección ya no enamora, se ha convertido en un equipo muy previsible, al que le falta definición, y en dos chispazos –en el primero hubo un error clamoroso de Casillas– Eslovaquia se apuntó un triunfo con el que no soñaba, en un partido en el que la posesión y las ocasiones fueron españoles, pero en el que Diego Costa –jugó una hora a buen nivel– demostró que sigue divorciado con el gol. Unas veces por precipitación y otras por la actuación del meta Kozacik le impidieron estrenarse como goleador de la Roja en su sexta comparecencia.

Una derrota que no estaba en el guión –la primera de Del Bosque en una fase de clasificación– y que fue producto de la poca imaginación que tuvo el combinado español para asaltar el muro eslovaco. Con dos líneas de cuatro, el rival trató desde el minuto uno de taparse, de refugiarse en su área. Y le salió bien porque tuvo en su portero a su jugador más destacado y porque la segunda vez que llegó al área española marcó. En la primera, Casillas metió una buena mano a disparo de Mak, pero en la segundo se rompió el partido con el gol de Kucka. Una falta de Busquets en la frontal, una barrera mal colocada (dio la sensación de que faltaba un jugador a no ser que Iker lo hubiera pedido así), permitió a Kucka, tras toque de Weiss lanzar un zapatazo que el meta no vio. ¿Cantada, error? Pongan los adjetivos que quieran para demonizar a Casillas, que parece que ha perdido el aura que tenía.

Un error que obligó a España a volcarse. Lo había hecho desde el principio y así siguió. Con el balón en su poder, con el dominio de la situación, buscó la portería rival sin encontrar resultados positivos. Hubo ocasiones, pero también hubo falta de precisión. No se tiró desde fuera, se permitió a Eslovaquia encerrarse y faltaron las entradas por banda. Diego Costa era el referente ofensivo y por detrás Iniesta, Cesc y Silva se movían con libertad y le suministraban balones, aunque se fallaban los pases interiores. Koke y Busquets se encargaban de sostener el centro del campo, mientras la defensa vivía cómodamente y sin sobresaltos.

El dominio era abrumador. En los córners, la mayoría lanzados por Cesc –el ejecutor de la estrategia–, la ventaja era para el rival, pero la Selección insistía. Con altibajos, sin elegir la mejor opción a veces, el meta se lucía a disparos de Iniesta, Cesc o Diego Costa, que mantuvo una pelea hasta el final con el ogro Skrtel. El gol era esquivo pese a las oportunidades cuando ya Eslovaquia había renunciado al ataque. De vez en cuando, Hamsik, el jugador del Nápoles, daba señales de vida, pero sin inquietar a Casillas, que debía lamerse las heridas en la soledad de la portería.

El comienzo de la segunda parte fue lo mejor de España. Un cuarto de hora muy bueno. Con llegadas, remates y acciones de mucho peligro. Cesc obligó al meta eslovaco a hacer un paradón. Diego Costa volvió a probar fortuna, pero el gafe seguía latente y no había forma de meter mano a un rival muy defensivo, atrincherado en su área y con la porción de suerte necesaria.

Del Bosque movió el banquillo. Buscó profundidad y remate con Pedro. El dominio era abrumador, pero faltaba el gol y Alcácer hizo acto de presencia. Fue crucial la presencia del valenciano porque fue él quien logró el empate. Un centro de Jordi Alba lo aprovechó el delantero del Valencia , en posición ilegal, para empatar.

Del mal, el menos, debió pensar Del Bosque, que había quitado a Juanfran para meter a Cazorla. España quería más. Estaba más cerca del gol, pero como el fútbol, a veces, es cruel, en un contragolpe –la segunda vez que llegaron a territorio español, Stoch se aprovechó de una defensa muy descolocada para marcar. Casillas se quedó de piedra, como los españoles que estaban en el estadio. Se estaba consumando la derrota. Una derrota para el análisis, aunque la clasificación no debe peligrar. La Selección ha perdido el encanto y, anoche, el gol.

Ficha técnica:

2 - Eslovaquia: Kozácik; Pekarík, Skrtel, Durica, Hubocan; Pecovský, Gyomber, Kucka (Kiss, m.83); Weiss (Duris, m.54), Hamsík y Mak (Stoch, 61).

1 - España: Casillas; Juanfran (Cazorla, m.81), Raúl Albiol (Pedro, m.58), Piqué, Jordi Alba; Busquets, Koke, Iniesta; Cesc, Silva (Alcácer, m.71) y Diego Costa.

Goles: 1-0, m.18: Kucka. 1-1, m.82: Alcácer. 2-1, m.87: Stoch.

Árbitro: Björn Kuipers (NED). Amonestó a Kucka (4), Hubocan (37), Stoch (87) y Durica (91) por Eslovaquia; y a Silva (44), Costa (91) y Cazorla (92) por España.

Incidencias: encuentro correspondiente a la segunda jornada del Grupo C de la fase de clasificación a la Eurocopa 2016, disputado en el Stadion MSK Zilina ante la presencia de 9.800 espectadores.