Jordi Cruyff: «Johan es de todos»

Jordi Cruyff agradece las muestras de cariño en la despedida a su padre en el Camp Nou

El exjugador azulgrana Jordi Cruyff, durante su comparecencia ante los medios
El exjugador azulgrana Jordi Cruyff, durante su comparecencia ante los medios

Jordi Cruyff agradece las muestras de cariño en la despedida a su padre en el Camp Nou

«Cruyff enseñó al Barcelona a jugar de manera diferente, y a ganar. Era diferente, un genio. Su intuición lo hizo adelantarse a su tiempo. La huella que deja en el fútbol va más allá de la rivalidad. Cruyff es el iniciador de un camino nuevo que ha cambiado la historia», decía ayer Jorge Valdano en el espacio dedicado al memorial del ex jugador y entrenador del Barcelona fallecido el día de Jueves Santo. Johan cambió al Barcelona y cambió el fútbol para siempre, sin mirar colores, banderas ni escudos. Por eso, los planes del propio Cruyff y de su familia de hacer de su despedida un asunto íntimo. «Mi madre, mis hermanas, todos hemos visto grandes muestras de cariño y de respeto, y a pesar de que mi padre quiso que todo fuese privado, con quince personas, hemos entendido que Johan no es sólo nuestro, sino que es un poco de todos. Nos hemos abierto un poco más», dijo Jordi Cruyff. El hijo de Johan leyó un comunicado en su despedida con el que la familia quiso dar las gracias a todos los que hicieron que sus últimos meses fueran mejores. «Queremos agradecer al doctor Tramullas y a su equipo. Hizo un trabajo excepcional y estamos muy contentos con el comportamiento», aseguró. También quiso dar las gracias a la clínica Teknon por su discreción y cariño y a las enfermeras «por ser positivas» con su padre.

Jordi aseguró que sí hubo «un abrazo final» entre Johan y el Barcelona. Distanciado de la junta directiva de Sandro Rosell, a la que devolvió la insignia de oro y brillantes del club, sí encontró un punto de acuerdo con la que preside Jordi Bartomeu, con el que firmó una colaboración entre su Fundación y la del club. «Fue la última y una de las más especiales firmas. En la familia sabemos que lo que le hacía estar más orgulloso era estar con sus niños, con su Fundación. Era algo que le dio la paz final, un abrazo final que llegó justo a tiempo», afirma.

El Barcelona, además de ceder el Camp Nou para que todos los aficionados –60.525 han pasado por allí en estos días– pudieran despedirse del ídolo, homenajeará el sábado a Johan Cruyff. En lugar del escudo de campeón del mundo, la camiseta lucirá la leyenda «Gracias, Johan». La misma que llevarán en sus camisetas los niños que acompañarán a los jugadores del Barcelona y del Real Madrid cuando salten al campo. En la espalda lucirán el escudo de la Fundación Cruyff. 90.000 cartulinas se repartirán entre los aficionados para que formen el mismo mensaje de agradecimiento a Johan. En los videomarcadores se proyectará también un vídeo homenaje. Por el momento, el club azulgrana no se plantea cambiar el nombre al estadio para darle el de Johan ni ningún otro tipo de homenaje permanente. «Hace falta calma y tranquilidad. Encontraremos fórmulas», dice Josep Vives, portavoz de la junta directiva.

«Es normal que en el clásico haya un ambiente espectacular porque Johan se merece que le rindan tributo los que más lo han disfrutado, sus hinchas. Seguramente, los que han seguido su camino acaben superándole, pero en el inicio de todo está él», dice Jorge Valdano.

Cruyff recibió ayer a título póstumo la medalla de oro de la Real Orden del Mérito Deportivo otorgada por el Consejo Superior de Deportes. Aunque el homenaje es la influencia que ha dejado en todos los entrenadores que llegaron después. «Habría que publicar en cada estadio frases del ‘‘Flaco’’ para que los futbolistas no se olviden», decía ayer César Luis Menotti en la cadena Ser.

La figura de Johan Cruyff está por encima de la pasión por un club. Por eso, Rafa Nadal, madridista confeso, también quiso despedirse de Johan. Igual que lo hicieron ex presidentes del Barcelona como Joan Gaspart y Sandro Rosell y la primera plantilla del club azulgrana, encabezada por Luis Enrique. «Hablar de Cruyff es hablar de fútbol en su máxima expresión. Fue uno de los mejores jugadores y como entrenador es la relación del fútbol espectáculo y resultados», afirmó el entrenador azulgrana.