Deportes

Vuelve el Atlético de siempre (2-0)

Los goles de Saúl y Griezmann completan la revancha del equipo de Simeone con el Dortmund, que no encontró la manera de rentabilizar la posesión de la pelota

Los goles de Saúl y Griezmann completan la revancha del equipo de Simeone con el Dortmund, que no encontró la manera de rentabilizar la posesión de la pelota.

Publicidad

Un gol era lo que necesitaba el Atlético para recuperar la confianza. Un gol era lo único que necesitaba para desatarse. La goleada recibida en Dortmund había dejado al equipo con el orgullo herido y justo de fe. Pero era sólo cuestión de puntería. Un gol. Para que la posesión del Dortmund quedara inutilizada y para cerrar los espacios con los que el equipo alemán tanto disfruta.

Un gol que llegó en un disparo de Saúl con el que colaboró Akanji para llevarlo hasta la portería, pero que nació de una llegada de Filipe Luis por la izquierda y un pase atrás para desarmar a la defensa alemana. El tanto animó al Atlético a acelerar y a llegar de manera constante hasta la portería de Bürki, que despejaba el peligro como podía. Giménez, Thomas, Filipe, Saúl y Kalinic encadenaron jugadas de peligro para la portería del Borussia, que consiguió no salir más lastimado de lo que estaba en los últimos minutos del primer tiempo. El Atlético llegaba con variedad. Giménez y Thomas, con disparos desde fuera del área que no encontraron el objetivo buscado. Filipe Luis, con un quiebro dentro del área y un disparo que Bürki consiguió despejar con los puños. Y Saúl, con un disparo desviado desde dentro del área y con la paciencia de Correa, que llegó al área y esperó la llegada del centrocampista para recuperar una jugada perdida.

El Borussia contaba sólo con lo que le llegaba desde la banda izquierda, donde se juntaban Achraf y Sancho para generar alguna jugada que pudiera molestar al equipo local. Todo lo que llegaba desde el centro del campo lo barría Rodri, un jugador de los que tienen el partido en la cabeza y siempre saben adónde tienen que llegar para cortar el avance del rival o adónde tienen que mandar la pelota para que la jugada salga lo más limpia posible. El «14» del Atlético tiene el mérito de ser un futbolista de los que, cuando llegan a un equipo grande, parecen todavía mejores de lo que se adivinaba en sus anteriores clubes. Rodri es un futbolista contra natura en el Atlético, pero el equipo es mucho mejor con él. Y con su porte de futbolista antiguo –siempre con la camiseta por dentro del pantalón– se atreve incluso a disparar desde lejos, aunque la pelota no llegue adonde debe.

Con su acelerón, el Atlético había conseguido desactivar el plan del Borussia de que se jugara lo menos posible. Los alemanes pretendían apurar la paciencia con la pelota en los pies hasta encontrar un espacio que no existía. Con su asedio, los rojiblancos pretendían ganar tiempo para poder perderlo después. Porque al Dortmund le entraron las prisas con el paso de los minutos, pero no encontraba la portería de Oblak.

Publicidad

Ni siquiera la lesión de Giménez, sustituido en el descanso por el canterano Montero, dejó que el Borussia encontrara una grieta en la defensa rojiblanca. Sólo por casualidad, por un resbalón de Montero que dejó la pelota en los pies de Alcácer, los amarillos encontraron una rendija por la que acercarse al gol. Pero el pase del español desde la línea de fondo lo remató Guerreiro con la cabeza por encima del larguero.

Con los alemanes buscando el gol con insistencia, Simeone cambió su plan. Kalinic intenta ocupar el hueco que deja la lesión de Diego Costa en el juego del Atlético, pero no lo llena. No tiene apenas presencia en el juego, no sigue el ritmo de sus compañeros y no disimula con goles su falta de trascendencia en todo lo que sucede en el Atlético. Por eso Simeone prefiere a Gelson, siempre activo, con interés para involucrarse en el juego del equipo y con la velocidad necesaria para aprovechar los espacios que el Dortmund dejaba a su espalda en la búsqueda del empate.

Publicidad

El Atlético parecía no necesitar más que ese gol de Saúl con el que se había puesto por delante. Un gol que recupera la esencia del Atlético del Cholo Simeone, que siempre ha sabido manejarse con el marcador a favor, pero Griezmann aumentó la diferencia en un contragolpe bien llevado por Thomas que dejó al francés solo delante de Bürki con un toque tan sutil como el del «7» para definir.

Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Lucas, Filipe Luis; Correa (Vitolo, m. 81), Rodrigo, Thomas, Saúl; Griezmann y Kalinic (Gelson Martins, m. 62).

0 - Borussia Dortmund: Burki; Piszczek, Akanji, Omer Toprak, Achraf; Witsel, Delaney; Pulisic (Guerreiro, m. 59), Reus, Sancho (Bruun Larsen, m. 79); y Paco Alcácer (Gotze, m. 74).

Goles: 1-0, m. 33: Saúl culmina un pase de Filipe Luis, después de dejarla pasar Correa. 2-0, m. 80: Griezmann culmina un contragolpe con un disparo cruzado con la derecha ante Burki.

Publicidad

Árbitro: Daniele Orsato (Italia). Amonestó al local Correa (m. 6) y al visitante Sancho (m. 31).

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo A de la Liga de Campeones, disputado en el Wanda Metropolitano ante unos 63.000 espectadores.