Neymar, a juicio «como Messi»

El tribunal rechaza el recurso del club y confirma el procesamiento por estafa.

Sandro Rosell; el jugador brasileño Neymar da Silva; Josep María Bertomeu y Andoni Zubizarreta, de izda a dcha, durante la presentación de Neymar.
Sandro Rosell; el jugador brasileño Neymar da Silva; Josep María Bertomeu y Andoni Zubizarreta, de izda a dcha, durante la presentación de Neymar.

El tribunal rechaza el recurso del club y confirma el procesamiento por estafa.

Neymar está a un paso de ser juzgado por un delito de corrupción entre particulares, por su fichaje por el Fútbol Club Barcelona en 2011. La Audiencia Nacional avaló ayer su procesamiento –acordado el pasado noviembre por el juez José de la Mata– sin atender a su razonamiento de que él era ajeno a las negociaciones porque tenía «confianza ciega» en su padre, también procesado en esta causa. La sección cuarta del citado tribunal desbarata esos argumentos recordándole que «coinciden en gran medida» con los que esgrimió en su día Leo Messi ante la Audiencia Provincial de Barcelona para evitar sin éxito sentarse en el banquillo por delito fiscal. De hecho, el jugador argentino fue condenado finalmente a 21 meses de cárcel por defraudar 4,1 millones entre 2007 y 2009 al no tributar en España 10,1 millones de sus derechos de imagen.

El fondo brasileño DIS –que poseía el 40% de los derechos de Neymar en el momento del traspaso– reclama tanto al Barcelona como al Santos, y a sus entonces máximos mandatarios, 3,2 millones en concepto de responsabilidad civil por enmascarar supuestamente el fichaje (que se cerró oficialmente en 17,1 millones) con una sucesión de contratos simulados para evitar abonarle su parte del montante total.

El delantero brasileño se enfrenta a una petición por parte de la Fiscalía de dos años de prisión y una multa de diez millones de euros que DIS eleva a cinco años de cárcel y la inhabilitación para ejercer su profesión durante el tiempo de su condena.

En la misma situación que Neymar se encuentran, como persona jurídica, el Fútbol Club Barcelona (procesado, además, por un delito de estafa impropia), el Santos (club de procedencia del jugador brasileño), su madre, Nadine Gonçalves, y la empresa familiar N&N. En todos esos casos, la Audiencia Nacional ha rechazado igualmente sus recursos de apelación contra la decisión del juez De la Mata, por lo que sólo resta que se dicte auto de apertura de juicio oral y se señale, posteriormente, la fecha de la vista oral.

El tribunal no ha atendido la argumentación de Neymar de que no puede ser juzgado porque, desde que era menor de edad se dedica «exclusivamente a jugar al fútbol», delegando en su padre, Neymar da Silva Santos, todas las cuestiones relativas a la «gestión de su carrera profesional», incluida la explotación de sus derechos de imagen.

El tribunal, presidido por la magistrada Ángela Murillo, le recuerda que todas esas cuestiones deberán dilucidarse en el juicio, puesto que su firma figura en los contratos estampados para su traspaso al Barcelona.

El club azulgrana también adujo la falta de indicios para sentarle en el banquillo como persona jurídica, pero la Audiencia Nacional le recuerda que ya resolvió esa cuestión cuando, en septiembre del pasado año, obligó al juez De la Mata a reabrir la investigación y procesar a los investigados, después de que el magistrado acordara el archivo del procedimiento al no apreciar indicios de delito.