FC Barcelona

Los suplentes hablan por fin

Partido notable de los no habituales del Barça, ayudados por Iniesta y Messi. Arda, uno de los señalados del clásico, logró tres goles, uno de ellos a pase del olvidado Aleix. Alcácer no marcó

El delantero argentino del FC Barcelona Lionel Andrés Messi (d) celebra con su compañero, el turco Arda Turán, el gol marcado ante el Borussia Monchengladbach, el primero del equipo
El delantero argentino del FC Barcelona Lionel Andrés Messi (d) celebra con su compañero, el turco Arda Turán, el gol marcado ante el Borussia Monchengladbach, el primero del equipo

Partido notable de los no habituales del Barça, ayudados por Iniesta y Messi. Arda, uno de los señalados del clásico, logró tres goles, uno de ellos a pase del olvidado Aleix. Alcácer no marcó

Recuperó el balón el Barcelona para firmar un partido de corte clásico: encerrando al rival, abrumando en la posesión y prácticamente volcando el campo en una dirección, como si unos jugaran cuesta abajo y otros cuesta arriba. No había puntos que disputarse porque la clasificación está decidida y por ese motivo decepcionó el Borussia Mönchengladbach, metido atrás y sin proponer nada salvo un par de contras que se quedaron a medio camino. Era un día para divertirse y los alemanes o no pudieron por voluntad propia o porque no les dejaron. Aprovecharon por fin una oportunidad los habituales suplentes, tan en entredicho pese a la inversión hecha por el Barcelona. Participaron los seis fichajes. Fue un encuentro notable de la mayoría, claro que tenían al lado a Iniesta y Messi. El capitán volvió a dar otro recital de estilo, a veces con acciones aparentemente inocentes. Sólo con repetir un pase contra el mismo compañero, hacer un tuya-mía, serena el juego, doma la pelota y empieza la cocción de la jugada, que suele ser acelerada por Messi. Se buscaron mucho entre ellos dos, a veces de forma descarada. No tardó el «10» en marcar el 1-0, en una acción también tradicional: abrió a la banda y se quedó esperando el pase atrás para resolver de primeras. No logró más tantos y se quedó sin atrapar a Cristiano Ronaldo como máximo anotador en la historia en la fase de grupos de la Liga de Campeones. Tampoco se le vio apurado por alcanzar el registro.

La asistencia se la había dado Arda Turán, uno de los señalados tras el duelo contra el Real Madrid. El sábado, él hizo la falta de forma innecesaria que propició el empate. Siempre le ha defendido Luis Enrique y ayer mostró el turco su faceta goleadora, que no es su cualidad más importante. Con un cabezazo, un buen remate por abajo y otro en el que sólo tuvo que empujarla, firmó un triplete que le sacó una sonrisa. Los tantos llegaron como consecuencia del juego colectivo. André Gomes hizo de Busquets. Le pone empeño el portugués, al que todavía se le ve adaptándose a su nuevo equipo. Participó Denis como interior y, sobre todo, Aleix Vidal en el lateral derecho. No se sabe si lo suyo con Luis Enrique tiene solución, pero la sensación es que puede ser un futbolista aprovechable, y más teniendo en cuenta que no le sobran laterales derechos al Barcelona. Mejor en ataque que en defensa, su presencia fue punzante, mucho más que la de Digne por el costado zurdo. En el Barça los defensas que ocupan las bandas deben ser como delanteros cuando los azulgrana tienen la pelota.

Umtiti sumó minutos después de la lesión. Huele a titular el francés desde ya, al lado de Piqué en el centro de la defensa. Fue Paco Alcácer el que menos contento se marchó. Peleó, intentó asociarse de espaldas y dio una asistencia a Arda, pero participó poco y, sobre todo, no marcó. Ya se sabe que los delanteros necesitan goles para sentirse completos, y él no ha conseguido ninguno en lo que va de temporada.

Se vio algo más al Borussia en la segunda mitad, aunque sólo inquietó de verdad a Cillessen en una ocasión, en la que el portero estuvo atento para salir, tapar y evitar el remate claro. La categoría de intrascendente del duelo deja en cuarentena la actuación de los jugadores que deben hacer equipo, sumar y apretar a los titulares para que no se relajen. Tienen que repetir una jornada así en un partido «de verdad», pero por algo se empieza.

Leo Messi marcó ayer su décimo gol en lo que va de Liga de Campeones. En un partido sin nada colectivo en juego, él se jugaba batir el récord de Cristiano Ronaldo, que en la fase de grupos de la competición, en 2015, llegó a sumar once tantos. Se quedó a uno el azulgrana que, de todas formas, está completando una Champions muy jugosa en todos los sentidos. Se perdió un partido por lesión el «10», precisamente en la ida ante el Mönchengladbach, pero en todos los que ha participado ha marcado al menos un gol. Su promedio es espectacular: de trece tiros a puerta, diez terminaron en premio. El argentino, además, se convirtió en el cuarto futbolista en la historia del Barça con más partidos. Llegó a los 549. Por delante le quedan Xavi Hernández (767), Andrés Iniesta (604), el único que también sigue en activo, y Carles Puyol (593).

Así ha sido el partido en directo

4 - Barcelona: Cillessen; Aleix Vidal, Mascherano, Umtiti, Digne; André Gomes, Denis Suárez, Iniesta (Rafinha, min.61); Messi, Alcácer y Arda (Cardona, min.74).

0 - Borussia Mönchengladbach: Sommer; Christensen, Vestergaard, Jantschke, Elvedi; Strobl, Dahoud (Kramer, min.59), Korb, Schulz (Johnson, min.59); Hazard (Raffael, min.72) y Hahn.

Goles: 1-0: Messi, min.16. 2-0: Arda, min.50. 3-0: Arda, min.53. 4-0: Arda, min.67

Árbitro: Sergei Karasev (RUS). Mostró tarjeta amarilla a Dahoud (min.55).

Incidencias: Partido de la sexta jornada del Grupo C de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 67.157 espectadores. Antes del encuentro, se guardó un minuto de silencio por las 71 víctimas del accidente aéreo, entre ellas la mayoría de los jugadores del equipo brasileño del Chapecoense. EFE