Falta hace

A ver si va a ser mejor empezar de cero y volver a mirar a los rivales desde abajo para regresar a lo más alto. No nos viene mal el palo. Se viene la catarsis. Sí, por favor

Piqué se baja del autobús en el aeropuerto de Krasnodar. El azulgrana cogió su último vuelo como internacional

A ver si va a ser mejor empezar de cero y volver a mirar a los rivales desde abajo para regresar a lo más alto. No nos viene mal el palo. Se viene la catarsis. Sí, por favor.

Ea, pos pa la casa. Que tampoco está mal. Ahora de vacaciones, que falta nos hace. Falta hace que Fernando Hierro saque aquel carácter con el que nos obsequió a todos los equipos contrarios, que le ve ahora servidora y parece un gatito cuando fue un segador de tobillos, coñe. Es imposible que ese tipo sea el que era, que era mu malo, joder, mu perro. Hace falta que Iniesta sepa que no se merecía acabar así, pero que no había más prórroga. Mi paisano ha sido un jugador azafrán, de esos que mejoran todo, que en todo quisiéramos que apareciera, pero que sabemos que en su valor lleva implícita su fragilidad. Y creo que este Mundial le estaba sobrando. Hace falta que alguien le diga a Isco que puede que traslade mucho, pero que define poco. No lo he dicho yo, lo ha dicho Diego Armando Maradona, al que, además de tratar de hundir, igual le podemos otorgar algo de crédito futbolístico. Isco ha sido, según la prensa madridista, el mejor de España, pero, ay, se borró de la tanda de penaltis. Se borró, literal. Se le acerca Fernando Hierro y le pregunta si quiere lanzar y ese mocito le devuelve pregunta y se da un giro sin responder. Se borra. SE BORRA.

Se tiene que ir de vacaciones Piqué, harto de dar explicaciones sobre todo. Sobre lo que piensa, sobre lo que hace, sobre lo que no hace, sobre lo que ama. Y sobre el brazo que sube y que termina en penalti. Si yo fuera él me hubiera ido a la mierda hace tiempo. Se tiene que ir de vacaciones De Gea. Y se tiene que ir con un terapeuta, y dejarse de pasarelas de famosos y dejarse de gente que le pone la oreja roja de tanto consejo. Y se tienen que ir, pero juntos, Koke y Diego Costa. Si Koke no estaba bien para lanzar el penal no era necesaria la extraordinaria exhibición de Costa marcando la fragilidad de su compañero Koke. Y mucho menos los gestos. Confío en Simeone para restablecer la paz, pero es feo lo de Costa. Es feo ofrecerse para tirar el penal que ha decidido el seleccionador que marque otro, pero peor es insistir después. Yo te dije que me lo dieras a mí, y se lo has dado a él y lo ha fallado. Se tiene que ir de vacaciones casi todo el grupo del Mundial, abatido, muerto, triste, convencido de que lo único que queda ya eliminados es llorar. Se tiene que ir Luis Rubiales, el presidente de la Federación, para encontrar una playa donde enterrar su ego descomunal y el peligro que le acecha: creerse Mister Mundial. Y se tiene que ir ese sentimiento patrio que decía aquello de «Soy español: a qué quieres que te gane». A ver si va a ser mejor empezar de cero y volver a mirar a los rivales desde abajo para regresar a lo más alto. No nos viene mal el palo. Se viene la catarsis. Sí, por favor.