Real Madrid

Peligro, Mundialito

Hace dos años, el Madrid de Ancelotti se coronó en Marruecos tras 22 victorias consecutivas, pero a la vuelta de vacaciones el equipo se desmoronó. «Lo tenemos presente», dice Zidane

La plantilla del Madrid al completo, junto a muchos de los miembros del cuerpo técnico
La plantilla del Madrid al completo, junto a muchos de los miembros del cuerpo técnico

Hace dos años, el Madrid de Ancelotti se coronó en Marruecos tras 22 victorias consecutivas, pero a la vuelta de vacaciones el equipo se desmoronó. «Lo tenemos presente», dice Zidane

«No hablamos de ello, pero lo tenemos presente», dice Zidane. Se refiere a lo que le sucedió al Real Madrid hace dos años, cuando, después de ganar el Mundial de Clubes, la tierra se movió bajo sus pies tras el parón navideño. Las similitudes son muchas, pero para el técnico francés no hay una razón para que vuelva a suceder lo mismo. Al menos, él trabaja para que no pase, y se refugia en eso, en su método, para inmunizarse contra la mala racha. «Los jugadores también son conscientes de lo que pasó, pero las cosas no siempre se hacen de la misma manera», añade Zizou, que ya tiene claro el plan para la vuelta a los entrenamientos: «Trabajar y trabajar para empezar muy fuerte el nuevo año».

El 13 de septiembre de 2014, el Real Madrid de Ancelotti perdió en casa frente al Atlético en la tercera jornada de Liga. Tres días después goleó al Basilea en la Champions y ahí empezó una racha histórica de 22 victorias consecutivas, entre las que se incluyen los triunfos frente a Cruz Azul y San Lorenzo en la semifinal y la final del Mundial de Clubes que se disputó en Marruecos.

Aquel equipo de Ancelotti era campeón y supercampeón de Europa y acababa de ponerse en el pecho el escudo de dominador del mundo. Una enseña que con el paso del tiempo algunos llegaron a acusar de gafe por todo lo que vino después. El equipo jugaba de memoria y lo hacía fácil y bonito. Tanto que se hablaba de un modelo de juego que podía convertirse en referente para el resto, como había sucedido con el Barcelona de Guardiola o la Selección, primero de Luis y luego de Del Bosque.

No había signos para la alarma, pero se acabaron 2014 y las vacaciones y llegó 2015... Mestalla y el Vicente Calderón eran las dos siguientes citas del Real Madrid. Cayeron los blancos ante el Valencia en el primer partido del año y también en el choque de Copa ante el Atlético. La magia se había convertido en calabaza después de las doce de la noche y el 4-0 en el Manzanares sin los centrales titulares el día del cumpleaños de Cristiano fue la tumba definitiva.

En las oficinas del Bernabéu estaban convencidos de que la caída del equipo fue principalmente física y se empezó a desconfiar de los métodos de Ancelotti en este sentido. El equipo se quedó sin piernas después de una etapa con pocas rotaciones, no hubo Liga, en Champions se produjo la eliminación ante la Juventus y el resto... es historia.

Contra este recuerdo va a luchar ahora Zidane, que desde su llegada le ha dado un valor extremo a la preparación física. Cuando se hizo cargo del grupo de Benítez hace algo menos de un año, aprovechó la ausencia en Copa del Rey para hacer una especie de minipretemporada durante el mes de febrero. Quería que sus futbolistas volaran y, para garantizarse esto, en verano pidió la contratación de Antonio Pintus, un veterano preparador físico que ya le hizo sudar en la Juventus en sus tiempos de entrenador. Una garantía contra el vértigo que provoca el Mundialito y que el Real Madrid quiere evitar.

Un látigo para tener a tope a los jugadores

El primero por la izquierda en la foto de celebración del Mundial de Clubes 2016 es Antonio Pintus, preparador físico de la Juventus en la década de los 90 y al que Zidane reclamó a su lado el pasado verano. Conocido como «el látigo», este francés de 54 años es considerado por algunos como un miembro de la vieja escuela de preparadores físicos, aunque sus métodos no son para nada antiguos. Le gusta conocer aspectos personales del día a día de los jugadores para hacer planes personalizados, algo que está en los más modernos libros de esta materia. Zidane lo «sufrió» como futbolista y le considera perfecto para tener a tope a los futbolistas durante una temporada. Ha sido su fichaje estrella para su primer curso completo como primer entrenador.

Los precedentes de Madrid y Barça

El Real Madrid de Carlo Ancelotti en 2014 y el Barcelona de Luis Enrique el año pasado antecedieron al Real Madrid de Zidane como campeones del mundo de clubes. Su trayectoria posterior a aquella victoria fue el colmo de la irregularidad. El Madrid, que llegó a contar con cinco puntos de ventaja como líder en la Liga, terminó perdiendo el campeonato. En la Copa y en la Champions no le fue mejor. El Atlético le liquidó en cuartos y en Europa, el verdugo fue la Juve en semifinales. El Barça de la temporada pasada estuvo muy cerca de repetir la historia. Después de contar con 12 puntos de ventaja y tener la Liga ganada en marzo, tuvo que resolverla en la última jornada y sólo aventajó en un punto al Madrid. En cuartos de final de la Champions, el Atlético acabó con la trayectoria azulgrana.