Atlético de Madrid

Un gol para un sueño

El Atlético se impone al Bayern con un golazo de Saúl en un partido en el que el conjunto de Guardiola fue dueño del balón.

Saúl celebra su gol ante el Bayern de Múnich hoy en el Vicente Calderón.
Saúl celebra su gol ante el Bayern de Múnich hoy en el Vicente Calderón.

El Atlético se impone al Bayern con un golazo de Saúl en un partido en el que el conjunto de Guardiola fue dueño del balón.

Cuarenta y dos años después, el Atlético y el Bayern volvían a encontrarse. No era un partido para nostálgicos, era algo más, porque en el horizonte está en juego una final de la Champions entre dos equipos de autor –Simeone y Guardiola– con dos conceptos de ver el fútbol de una manera muy diferente. Distintos estilos, distintos sistemas y un objetivo común: ganar, ganar y volver a ganar.

Y Pep se aplicó al cuento con dos novedades en el once. Apostó por un triviote con Thiago, Xabi Alonso y Vidal. Se quitó a Müller de un plumazo y colocó al francés Coman, velocidad pura, como acompañante de Douglas y el matador Lewandowski. Javi Martínez ocupó el eje de la zaga junto a Alaba. Quería Guardiola control en el medio campo y velocidad en la transición.

Los soldados del Cholo eran los previstos. El juego aéreo de Savic se impuso al empuje de Lucas Hernández y lo de Augusto estaba cantado desde que Carrasco –ayer ni en el banquillo– no estaba en condiciones. Cuando el objetivo es no encajar un gol, lo lógico es reforzar el centro del campo y dejar que la inspiración de Griezmann y Torres haga el resto. Con Koke, preparado para dar ese último pase que deje en ventaja a sus delanteros.

El Atlético salió con fuerza, presionando e impidiendo que el Bayern se mostrase cómodo. Pep decidió que Lahm ayudara a Xabi en la creación del juego y colocó a Javi Martínez tirado a la banda derecha para actuar con tres defensas. Con el capitán en la zona de creación, Koke estuvo algo despistado porque le tocó bajar y ayudar a Filipe Luis para que no hubiera superioridad bávara.

El partido estaba equilibrado cuando apareció Saúl para hacer la jugada de la temporada. El canterano se fue de Tiago, Bernat, Xabi Alonso y Alaba para de un zurdazo colocado batir a Neuer. Un golazo, un Calderón que explota y un Atlético que cobra ventaja ante un Bayern que no se esperaba el mazazo tan pronto.

Un gol para Simeone es más que un tesoro. Al Bayern no le sentó mal. Es un bloque curtido, que no cambió su idea y que dio la réplica en un par de acciones ante Oblak y en un tiro lejano de Xabi Alonso. El Atlético se retrasaba por el empuje alemán y porque se encuentra más cómodo sin balón y fueron los alemanes los que tuvieron la pelota, los que la movieron por los costados y los que buscaron a Lewandowski. Aparecía Douglas, se multiplicaba el guerrero Vidal en sus llegadas, sus faltas y sus disparos. Lahm era un atacante más y Xabi Alonso, el ancla del equipo.

Sin embargo, el Bayern no lo veía claro. Augusto, Gabi y Saúl trabajaban más en defensa que en ataque. El problema es que al estar tan replegado el contragolpe no llegaba con tanta claridad. Muy lejos de Neuer, a Griezmann y Torres les costaba. Su presión era más importante que su velocidad para buscar un hueco entre Alaba y Javi Martínez. No llegaba el Atlético mientras el Bayern seguía, cuall martillo pilón, con su juego, con su movilidad, con sus cambios de orientación, pero sin capacidad para definir entre una defensa atrincherada y firme.

El Atlético lo había hecho todo bien en el primer acto, pero la respuesta del Bayern en la reanudación fue la esperada. Douglas, Lahm y un zapatazo de Alaba, que hizo temblar el larguero, amenazaban con que Pep y sus soldados querían más. No se resignaban ante un Atlético encerrado, al que le costaba salir. Las llegadas alemanas se sucedían. En un cabezazo de Javi Martínez, a la salida de un córner, pudo empatar el Bayern. Eran los peores momentos del Atlético, que apretaba los dientes, obligado a resistir y con escasa capacidad de contragolpe para inquietar a la defensa rival.

Aparecieron Ribéry y Müller porque Pep quería un gol. El brasileño Douglas se fue a la derecha. Velocidad y buenos centros desde los dos lados en un jugador que dejó muy buena impronta. Era el quiero y no puedo del Bayern, que lo buscaba desde todas las posiciones. El gol se le negaba, Oblak cumplía a la perfección y el partido con acento alemán tuvo su respuesta en una excelente jugada de Griezmann y Torres, que el «Niño» mandó al poste. Hubiera sido la puntilla. Inmerecida, porque el Bayern había estado más cerca del empate que de la derrota, pero se topó con el mejor sistema defensivo de Europa.

Con Thomas en el campo y con los últimos coletazos del equipo bávaro se murió el partido. El Atlético da primero, no encaja un gol y la batalla de Múnich dentro de siete días se presenta muy interesante. Para los nostálgicos fue un gran triunfo, una pequeña venganza que tendrá que refrendar el ejército de Simeone en Alemania. No hagan apuestas. La final está en el aire, pero el gol de Saúl puede ser clave. El canterano sueña con Milán.

- Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Savic, Filipe; Saúl (Thomas, m. 84), Gabi, Augusto, Koke; Griezmann y Fernando Torres.

0 - Bayern Múnich: Neuer; Lahm, Javi Martínez, Alaba, Bernat (Benatia, m. 76); Thiago (Müller, m. 70), Xabi Alonso, Vidal; Coman (Ribery, m. 63), Lewandowski y Douglas Costa.

Gol: 1-0, m. 10: Saúl bate a Neuer tras regatear a cuatro rivales.

Árbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra). Amonestó al local Saúl (m. 83) y a los visitantes Douglas Costa (m. 39), Xabi Alonso (m. 82) y Neuer (m. 82).

Incidencias: partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 55.000 espectadores. Lleno. El Rey Felipe VI presenció el encuentro desde el palco.